Publicado el

Prueba de incendios para medir desempeño de edificios altos de madera

El edificio completamente laminado con CLT durante la prueba uno. (Crédito de la foto: Laura Hasburgh.)

Los edificios de madera brindan una variedad de beneficios económicos y ambientales para sus comunidades, y el interés en capitalizar esos beneficios mediante la construcción de edificios de mediana a gran altura con madera laminada cruzada (CLT) está creciendo.

El CLT está hecho de capas de tablas de madera secas apiladas en dirección alterna en ángulos de 90 grados, que luego se pegan y prensan para formar paneles sólidos. Estos paneles tienen una resistencia y estabilidad excepcionales y se pueden usar como paredes, techos y pisos. Además, las evaluaciones han demostrado que un piso de siete pulgadas hecho de CLT tiene una resistencia al fuego de dos horas.

Diseñado por Mary Horning, Servicio Forestal de los EE. UU.

Para que las estructuras de madera se eleven por encima de seis pisos sin permiso especial de construcción, debe ser revisado el Código de Construcción Internacional. Puede parecer una tarea difícil, pero los investigadores del Laboratorio de Productos Forestales del Servicio  Forestal  (FPL) completaron recientemente una serie de pruebas de  fuego que abordarán las preocupaciones sobre el rendimiento del fuego en los edificios de madera y ayudarán a llevarlos a nuevas alturas .

En cooperación con el  American Wood Council , el  Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos  (ATF) y el  Servicio Forestal Estatal y Forestal Privado , los investigadores del FPL recrearon recientemente cinco escenarios de incendios en un edificio de pruebas de dos pisos, a escala real, construido con CLT. Los resultados fueron prometedores.

"Estas pruebas demuestran que es posible construir un edificio en CLT que sea resistente al fuego, incluso con CLT expuesto", dijo Sam Zelinka, líder del proyecto de la unidad de Building and Fire Sciences en FPL.

El edificio de prueba, construido en el Laboratorio de Investigación de Incendios de la  ATF  en Beltsville, Maryland, consistía en dos apartamentos idénticos, amueblados de una habitación. Los escenarios probaron varios arreglos de CLT expuestos y no expuestos con puertas abiertas entre las áreas de estar y dormir.

La efectividad del sistema automático de rociadores también se evaluó. Según Laura Hasburgh, ingeniera de protección contra incendios de FPL, esta prueba final fue la más emocionante porque nadie sabía qué esperar con paredes y techos totalmente expuestos de CLT. Hasta ahora, no se habían realizado pruebas similares a esta escala, y los resultados resultaron ser bastante impresionantes.

"Se permitió que el fuego se quemara durante 23 minutos antes de que se activara el sistema de rociadores", explicó Hasburgh.

Las temperaturas se elevaron a alrededor de 700 grados centígrados, pero una vez que se activaron los rociadores, los números bajaron a aproximadamente 50 grados centígrados en cuestión de minutos. Hasburgh agregó que las pruebas dos y tres fueron bastante notables, porque incluso con CLT expuesto, el fuego decayó naturalmente.

Las pruebas variaron desde solo ocho minutos (cuando los rociadores se activaron de inmediato) hasta cuatro horas de duración, y los datos se recopilaron una vez por segundo en 500 puntos en toda la estructura. Una vez que se analicen los datos, los resultados se publicarán en un informe de FPL y se presentarán al  Comité  Ad Hoc del Consejo Internacional de Códigos sobre edificios altos de madera.

"Esta prueba es fundamental para comprender el rendimiento de los edificios de madera en condiciones de incendio para que la industria continúe abordando la seguridad de los ocupantes y los bomberos que responden", dijo Sean DeCrane, presidente del Grupo de Trabajo de Pruebas de Incendios y Gerente de Relaciones Industriales de Construcción y Life Safety Technologies en Underwriters Laboratories.

Los resultados de estas pruebas no solo ayudarán a implementar los códigos de construcción, sino que también brindan información útil para las aseguradoras, y contribuyen a un modelo de comportamiento de fuego más preciso que conducen a la lucha contra incendios más segura en los edificios de CLT.

Las pruebas demostraron que es posible construir un edificio CLT que sea resistente al fuego, incluso con CLT expuesto. Los resultados de estas pruebas no solo ayudarán a desarrollar los códigos de construcción, sino que también brindan información útil para las aseguradoras, contribuyen a un modelo de comportamiento de fuego más preciso y conducen a la lucha contra incendios más segura en los edificios de CLT. (Crédito de la foto: Laura Hasburgh.)

Fuente: U.S. Forest Service