Estos bosques son famosos porque producen miedo

Por lo general cuando se habla de bosques, se menciona siempre sus beneficios para la salud, el aire y el medio ambiente en general o su gran capacidad de producir madera y infinidades de productos pero parece que hay lugares en el mundo que inspiran miedo. Ya sea su geografía, topografía o algunas fuerzas inexplicables e invisibles, estas ubicaciones poseen lo que solo se puede describir como una cierta desconexión de la realidad tal como la conocemos. Están imbuidos de algún tipo de trasfondo de misterio, extrañeza y, a veces, incluso terror.

Sin embargo, existen hechos que van más allá de la simple mitología relacionada a los bosques, como crímenes recurrentes ocurridos en algunos de ellos, ritos satánicos, rituales paranormales, e incluso existe un bosque llamado el bosque del suicidio o bosque de la muerte donde cientos se han quitado la vida en Japón.

A continuación se describen algunos de ellos:

Dering Woods

Los Dering Woods , también conocidos como Screaming Woods, están situados en Kent. Entre los pueblos de Smarden y Pluckley. Tienen fama de ser los bosques más encantados y miedosos en Gran Bretaña y se les dio su nombre debido a los numerosos informes de personas que oían en la noche gritos aterrorizantes provenientes del bosque  o pasos y susurros durante los días de niebla. Se dice que el bosque que es perseguido por los fantasmas de las personas que se pierden en ellos, en particular, los locales mencionan un coronel del ejército suicida del siglo 18 y un asaltante de caminos que fue capturado por los aldeanos, clavado en un árbol y decapitado. Muchos de los pueblos cercanos juran haber visto sombras negras siguiéndolos mientras viajaban por el bosque. La madera también es famosa por presentar uno de los sitios neolíticos más antiguos del mundo.

Historias de miedo

El bosque ha sido el centro de atención de este fenómeno durante muchos años. En la mañana del 1 de noviembre de 1948, veinte personas del área de Maltman fueron encontradas muertas, once de las cuales eran niños. Los cuerpos formaban una masa masiva de carne humana y no presentaban ninguna herida. Muchos informaron haber visto luces extrañas procedentes del bosque en la noche de Halloween, cuando tuvo lugar la masacre. Las autopsias no pudieron determinar la causa de la muerte.

En 1964, el investigador privado Robert Collins realizó entrevistas en profundidad a los testigos diseñadas para descubrir pistas sobre la supuesta actividad de un culto religioso desconocido en la aldea de Smarden. Su investigación se detuvo después de su muerte en un trágico accidente automovilístico el año siguiente.

En octubre de 1998, en la misma noche de cincuenta años atrás, cuatro estudiantes universitarios que visitaban el bosque desaparecieron después de que personas de Pluckley informaran haber visto «figuras de luz similares a telarañas» en el cielo. . Sus cuerpos nunca se encontraron y después de tres semanas, la investigación policial se detuvo.

Bosques Estatales de Freetown

Foto: Only in your state.

El Bosque Estatal Freetown-Fall River, generalmente conocido como Bosque Estatal Freetown, es una gran franja de tierra forestal ubicada en Freetown y Fall River, Massachusetts, y la mayor parte del bosque pasa por el centro de la ciudad de Freetown.

El área tiene una historia plagada de fricciones entre los colonos y los nativos que vivían allí. Toda la zona perteneció originalmente a la tribu local Pocasset Wampanoag, pero a lo largo de los años los nativos codiciosos adquirieron todo el terreno para asegurar el suministro de agua.

El Bosque Estatal de Freetown, antiguo terreno de un culto satánico asesino, también ha sido escenario de crímenes documentados verdaderamente horribles a lo largo de los años. Añade a la mezcla rocas encantadas, orbes resplandecientes y diminutos monstruos troll llamados Puckwudgies.

El bosque se encuentra directamente dentro del infame «Triángulo de Bridgewater», un área de 200 millas cuadradas dentro del sureste de Massachusetts que es el epicentro de una increíble variedad de fenómenos extraños inexplicables reportados desde la época colonial, incluyendo extrañas criaturas, Bigfoot, OVNIS, fantasmas, espectros, ominosos helicópteros negros, misteriosos orbes de luz, extrañas desapariciones, serpientes gigantes, actividad de poltergeist y mutilaciones de ganado, por nombrar algunos fenómenos que infunden miedo.

Los impulsores del Bosque Estatal de Freetown prefieren no insistir en la maldita reputación de la zona. Y es zona de practicas de senderismo, excursionistas y ciclomontañistas en verano, y practicantes de esquí y trineos halados por perros en invierno.

Bosque de Aokigahara

Conocido como «el bosque de los suicidios». Cada año se suicidan más de 50 personas en Aokigahara.

Al noroeste del imponente y hermoso Monte Fuji se encuentran las extensas 13.5 millas cuadradas de Aokigahara, un bosque follaje tan espeso que es conocido como el Mar de los Árboles. Pero es la horrible historia del suicidio japonés lo que hizo del bosque un lugar apropiado para la espeluznante película de terror The Forest 

Cada cierta distancia, aquel que decide entrar al bosque Aokigahara se encuentra con carteles que mencionan el precioso regalo que les han recibido sus padres y que deben pensar en sus hermanos, hijos, amigos y demás allegados antes de tomar una trágica decisión. Además es vigilado constatemente por personas calificadas para disuadir a los suicidas.

Dejando de lado la reputación de miedo, este no es lugar para dar un paseo tranquilo. Los árboles del bosque se retuercen y giran orgánicamente, sus raíces serpentean por el suelo del bosque en traicioneros hilos. Debido a su ubicación en la base de una montaña, el terreno es desigual, rocoso y está perforado con cientos de cuevas. Pero más discordante que su terreno complicado es la sensación de aislamiento creado por la quietud; los árboles están demasiado apretados para que los vientos lo azoten y la vida silvestre es escasa. Un visitante describió el silencio como «abismos de vacío». Ella agregó: «No puedo enfatizar lo suficiente la ausencia de sonido. Mi respiración sonó como un rugido».

Bosque de Epping

Epping Forest es un bosque integrado en el casco urbano de la ciudad de Londres; en el nordeste y en el límite con Essex; tiene una superficie de casi 25 kilómetros cuadrado.

Ha servido como refugio para muchos criminales, que buscaban en el un escondite perfecto, uno de los mas famosos fue Dick Turpin la leyenda del año 1700 La leyenda cuenta que el delincuente se escondía en una cueva de ese lugar y junto a compañero robaban a todos quienes pasaban por allí.

Epping Forest, el espacio abierto más grande de Londres, es una organización benéfica registrada administrada por la Ciudad de Londres a bajo costo para el público.

Pembrey Woods


En la bahía de Bristol va hacía el mar del Norte

La historia se remonta por lo menos el año 400 a. c, cuando un fuerte fue establecido allí. Los lugareños la llaman «little hatchet men of Pembrey» hombres armados con hachas que atraían a los barcos con linternas a la costa rodeada de rocas para hacerlos zozobrar Aquellos hombres asesinaban a los supervivientes y robaban lo que había en el barco.

Desde el siglo XIX, se produjo pólvora y dinamita. Durante la segunda guerra mundial, muchos aviones averiados se estrellaron en la zona.

En Pembrey Woods se ven luces, espíritus vagan en el bosque, así como en la costa, dicen que hay barcos que se desvanecen.

Bosque de Hoia-Baciu

El bosque Hoia Baciu, situado a las afueras de la ciudad rumana de  Cluj Napoca , antigua capital de la Transilvania rumana. Se trata de un lugar que en el año 1968 se hizo famosa debido a la foto de un OVNI realizada por el biólogo Alexandru Sift mientras abordaba una expedición científica en la zona.

Este bosque es conocido entre los grupos de investigadores de lo paranormal, incluso lo llaman el “ Triángulo de las Bermudas de Transilvania”.

Muchos visitantes del bosque han regresado con inexplicables erupciones cutáneas, rasguños, quemaduras, migrañas, náuseas, vómitos e, incluso, habiendo perdido la noción del tiempo y en claro estado de ansiedad. Explicable debido a su apariencia de miedo porque muchos de sus árboles son retorcidos y aparentemente deformes, como los representados habitualmente en los antiguos cuentos de miedo. Dicho paisaje provoca que aumente, aún más, la ansiedad experimentada.

Según narran las tradiciones y leyendas de la región, el nombre del bosque surgió precisamente en memoria de un pastor local que desapareció en él junto con su rebaño de doscientas ovejas.

Fuentes: Creepy pasta. Only in your state, Mental FlossMysterious UniverseCity of London, Guías TravelAncient origins. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.