Guía de reforestación con Eucalipto

Para lograr una reforestación con Eucalyptus spp., existen aspectos técnicos que no podemos dejar de observar, debido a que los mismos garantizan un retorno de la inversión hecha. Las actividades realizadas durante los 12 primeros meses de establecida la plantación es la base para obtener los volúmenes de madera y la rentabilidad esperada. Este trabajo que les mostramos puede ser aplicado para pequeños, medianos y grandes productores.

Entre los aspectos técnicos a tener en cuenta, la preparación de suelo sigue siendo fundamental y se debe llevar a cabo de la siguiente manera. Se realiza la preparación en franjas con rastra de discos solo en las líneas de plantación, con anchos de 2 m y distanciamientos de 4 m, de esta manera se reducen los costos de la actividad. Realizar dos a tres pasadas hasta obtener un suelo bien mullido. Otra opción es el empleo de subsoladores, siendo necesario por lo menos tres púas, una adelante y dos atrás. La primera abre un surco y las dos posteriores la cierran, además debe contar con un par de discos dislocados con ejes flotantes para roturar terrones.

CONTROL DE HORMIGAS El control de hormigas debe realizarse por lo menos un mes antes del inicio de la plantación. En la primera pasada, se deberán identificar los hormigueros y diferenciar, si es posible, el género de hormigas al que pertenecen y si son Atta (ysau) o Acromyrmex (akekẽ). Para el control del akekẽ, al encontrar el hormiguero, se deberá realizar una perforación en el centro del mismo, de manera que se pueda poner 5 g de hormiguicida (cebo granulado base fipronil), posteriormente se deberá tapar el hueco. Para el control del ysau, al encontrar el hormiguero, se deberá medir su superficie y poner 10 g de hormiguicida (cebo granulado base fipronil) por metro cuadrado de hormiguero, distribuyendo a 20 cm de las entradas principales, sin obstruir los carriles. Se deberán realizar las aplicaciones sobre suelo seco.

APLICACIÓN DE HERBICIDA PREPLANTACIÓN Teniendo siempre en cuenta las características de temperatura, humedad, velocidad del viento y otros puntos importantes para evitar que afecte a los establecimientos vecinos, se procederá a llevar a cabo el trabajo de aplicación de productos para control de malezas. La aplicación de herbicidas se realizará en la fila inmediatamente antes, empleando un herbicida total para el control de malezas existentes y un preemergente, para controlar la germinación de las semillas presentes en el suelo

PLANTULA IDEAL El plantín ideal a ser utilizado en una plantación es aquel que tiene un diámetro de tallo entre 2 a 3 mm, además de una altura entre 25 a 35 cm y raíces activas, con buen desarrollo. El buen estado de las raíces se comprueba al retirar el plantín del contenedor (tubete o bandeja), este deberá presentar raíces de color blanco, lo cual significa que la planta está activa y garantiza un alto porcentaje de prendimiento. La presencia de raíces de color marrón o negro indica un sistema radicular deteriorado con bajas chances de prendimiento.

PLANTACIÓN Se realiza en el centro de la fila preparada, con distancias variables, dependiendo del objetivo deseado. En caso de madera sólida sin nudos y alto valor agregado, 3 m entre plantas, dando una densidad de 833 plantas por ha; en caso de madera con fines de energía (biomasa) 1,9 m entre plantas, densidad de 1315 plantas por ha. Para la plantación propiamente dicha, se procederá a realizar un pozo en el centro de la franja preparada, se depositará el plantín, se cubrirá con suelo y se comprimirá levemente con los pies alrededor de la planta. Cada operario deberá tener una palita corta y una vara para medir la distancia. En los días con poca humedad en el suelo, se deberá retirar la tierra seca de la parte superior y plantar en la zona con humedad. Entre el día 5 y el 10 de la plantación, se realizará un repaso para reponer las fallas que pudiera haber en el cuadro por mala plantación. Es recomendable sumergir el pan de sustrato del plantín inmediatamente antes de la plantación en una solución de imidacloprid, a razón de 1 g/l para el control de insectos subterráneos como el kupi’i.

FERTILIZACIÓN Se deberán colocar 100 g de fertilizante por planta (04-30-10), distribuyéndose en círculos, a una distancia de 25 cm de la planta. No existe necesidad de incorporar o tapar el fertilizante con suelo. La fertilización se realizará no más de 15 días después de la plantación.

CONTROLES DE MALEZAS POSPLANTACIÓN Durante los primeros 12 meses de establecida la plantación, la fila deberá permanecer libre de malezas, por lo menos 1 m a cada lado de la fila, esto garantiza el buen desarrollo de la planta. Los Eucalyptus spp. y sus híbridos son sumamente sensibles a la competencia con malezas y, de no ser controladas, generarán una plantación heterogénea y retrasos en el crecimiento que no se pueden recuperar. Se utilizará glifosato (5 a 6 l/ha) en aplicaciones dirigidas, evitando aplicar sobre la plántula, utilizando picos antideriva. En caso de existencia de gramíneas resistentes al glifosato, se empleará cletodyn (1,4 l/ha) + glifosato. Por lo general son necesarios entre 2 a 4 controles de malezas posplantación en la fila durante el primer año.

Ing. Agr. Enrique Zichner

Especialista en producción forestal – Plantec SRL.

Fuente: ABC, Paraguay

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *