La COP 22 concluyó con un firme compromiso de lucha contra el cambio climático

Foto: Green Planet

La 22º Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (COP 22) concluyó el pasado viernes 18 de noviembre en Marruecos con la firma de la «Proclamación de Marrakech», declaración de intenciones que refleja el compromiso mundial para frenar el calentamiento global. 

El texto recoge la voluntad de todos los asistentes en torno a las acciones que implementarán antes de 2020 y cómo se responderán las necesidades de los países más vulnerables. 
 
El documento también llama a «facilitar el acceso a la financiación para los proyectos climáticos y reforzar las capacidades y esfuerzos de países desarrollados hacia los más pobres para adaptarse a los impactos del calentamiento global”. 
 
Los países más vulnerables a los efectos del cambio climático se comprometen a llevar a cabo acciones concretas para la implementación del Acuerdo de París. 
 
Las más de 45 naciones que conforman el Foro de Países Vulnerables al Clima (CVF) emitieron una declaración conjunta en la que subrayaron que van a “sobrevivir y a prosperar». 
 
Este foro agrupa a los Estados que se ven afectados de manera desproporcionada por los impactos del cambio climático y su misión es ejercer presión adicional para afrontar ese desafío. 
 
Sus miembros provienen de todas las regiones del planeta e incluyen a las Islas Maldivas, Costa Rica, Afganistán, Bangladesh, Etiopía, Tuvalu, Madagascar y Nepal. 
 
En la declaración, dada a conocer como la “Comunicación de Marrakech”, se propone que los países cuya contribución determinada a nivel nacional no corresponda de manera equitativa a su respectivo nivel de emisiones, según lo establece el Acuerdo de París, actualicen esas contribuciones a más tardar en 2020. 
 
Naciones Unidas pide a los Gobiernos que aumenten los fondos destinados a paliar el cambio climático
 
Naciones Unidas urgió durante la Conferencia sobre cambio climático (COP 22) en Marruecos a aumentar la financiación para abordar ese problema. 
 
El Secretario General, Ban Ki-moon, llamó a hacer un mayor esfuerzo para movilizar los fondos en la materia, especialmente orientados a los países en desarrollo. 
 
Este es también uno de los principales objetivos del Acuerdo de París que entró en vigor el pasado 4 de noviembre.Ese pacto, adoptado en diciembre pasado en la capital francesa por 196 Estados, busca fortalecer la respuesta a la amenaza del calentamiento global y propone mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2º centígrados en este siglo.
 
Las innovaciones en resiliencia son necesarias para ayudar a miles de millones de personas a adaptarse a sequías, inundaciones, aumento de la temperatura y otros fenómenos.
 
Tras la cumbre de Marrakech, los participantes esperan definir las reglas de implementación del Acuerdo de París y establecer un plan viable de apoyo financiero de hasta 100.000 millones de dólares anuales para las acciones en la materia emprendidas por los países en desarrollo. 
 
Países de África y Oriente Medio presentan en la COP 22 sus proyectos para combatir el cambio climático
 
Conscientes de su vulnerabilidad al impacto del cambio climático, los países de la región del norte de África y de Oriente Medio han comenzado a emprender acciones para hacer frente al fenómeno. 
 
Varios de ellos presentaron sus iniciativas en la Conferencia de la ONU sobre la cuestión (COP22), que se celebra en Marrakech, Marruecos, hasta el 18 de noviembre. 
 
La agricultura en estas regiones es particularmente vulnerable a los cambios de temperatura y precipitación. El calentamiento global es más pronunciado en estas zonas, lo que ocasiona sequías más frecuentes y severas, explicó la ONU. 
 
Por ejemplo, la sequía de 2015 en Marruecos destruyó más de la mitad de la cosecha de trigo y provocó una caída del 1,5% en el Producto Interior Bruto del país. 
 
El Banco Mundial anunció un nuevo plan para apoyar a los países de ambas regiones, que duplica el financiamiento dedicado a la acción del clima y alcanza 1.500 millones de dólares al año hasta 2020. 
 
El plan se centra en cuatro prioridades: seguridad alimentaria y agua; ciudades sostenibles adaptadas a las nuevas condiciones climáticas; transición hacia las energía bajas en carbono; y protección de los más pobres expuestos a los impactos del cambio climático. 
 
PNUMA llama a destinar fondos a los países en desarrollo afectados por el cambio climático
 
Los países desarrollados deberían hacer todo lo posible para aumentar y acelerar su apoyo a las naciones en desarrollo que tratan de adaptarse a los efectos dañinos del cambio climático, afirmó el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. 
 
En el marco del Acuerdo de París, los países ricos se han comprometido a movilizar cien mil millones de dólares al año para 2020 destinados a ayudar a los países en desarrollo a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse al aumento de la temperatura global. 
 
Sin embargo, el Informe sobre la brecha de adaptación publicado por el PNUMA muestra que sólo el costo de la adaptación para los países en desarrollo podría rondar entre 140 y 300 mil millones de dólares en 2030, y entre 280 y 500 mil millones en 2050, hasta cinco veces más de lo estimado en un principio. 
 
El director ejecutivo del PNUMA, Erik Solheim, instó a los países industrializados a mantener sus promesas de reducir la brecha de financiación para la adaptación y evitar que aumente aún más redoblando los esfuerzos para estabilizar el clima. 
 
El informe sobre la brecha de emisiones, publicado la semana pasada, alertó de que el mundo todavía se encamina hacia el calentamiento global de 2,9 a 3,4°C este siglo, muy superior al límite máximo recomendado de 2°C. 
 
La falta de cumplimiento de ese límite expondrá a los países en desarrollo a una mayor alteración, lo que puede generar costos de adaptación mucho más altos. De igual manera, si se cumplen las metas, el financiamiento seguirá siendo necesario para suavizar el impacto del cambio climático. 
 
Fuente : ONU
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.