¿Qué es biofilia?

La apreciación humana de la belleza física del mundo natural a menudo se invoca como evidencia de biofilia. Foto: Mente Sana.

La palabra biofilia significa amor a la vida y fue acuñada por el biólogo especializado en evolución Edward O. Wilson, de la Universidad de Harvard, para crear una hipótesis que indica que el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo psicológico humano.

Hipótesis de la biofilia, idea de que los humanos poseen una tendencia innata a buscar conexiones con naturaleza y otras formas de la vida . El término biofilia fue utilizado por el psicoanalista estadounidense nacido en Alemania Erich Fromm enThe Anatomy of Human Destructiveness (1973), que describió a la biofilia como “el amor apasionado de la vida y de todo lo que está vivo”.La teoría sostiene que los millones de años durante los cuales el Homo sapiens se relacionó con su entorno de manera estrecha, creó una necesidad emocional profunda y congénita de estar en contacto cercano con el resto de los seres vivos, ya sean platas o animales. La satisfacción de ese deseo vital, dice Wilson, tiene la misma importancia que el hecho de entablar relaciones con otras personas. Así como nos sentimos bien al socializar, encontramos paz y refugio cuando vamos a un bosque, al mar, miramos muros verdes o estamos con nuestras mascotas. Recientemente, algunos estudios científicos ratificaron la premisa de la biofilia, demostrando que los entornos naturales y las áreas verdes eran muy benéficos para la salud. El Journal of Epidemiology and Community Health publicó que las personas que viven cerca de áreas verdes sufren menos problemas de salud, especialmente depresión y ansiedad, que quienes habitan en espacios rodeados de cemento. La investigación fue realizada en Holanda y se llevó a cabo con más de 300 000 adultos y niños de ese país. Los que vivían cerca de la naturaleza mostraron índices más bajos y reducciones en los riesgos de sufrir 15 dolencias diferentes, entre ellas enfermedades cardiacas, diabetes, dolor crónico de cuello y espalda, asma y migrañas.

Algunos países, conscientes de esto, ya han tomado medidas al respecto. En Inglaterra, por ejemplo, existe una campaña llamada Espacios para respirar, que consiste en convencer a los ingleses de que dediquen más horas a estar en la naturaleza para incrementar su bienestar general y disminuir los gastos sanitarios. Por su parte el psicólogo y especialista en diseño aplicado a la salud, Roger Ulrich, en su estudio Health Benefits of Gardens in Hospitals comprobó cómo los pacientes que han pasado por intervenciones quirúrgicas se recuperan antes y precisan menos analgésicos si desde sus cuartos observan un paisaje verde. También, sólo mirar abundante vegetación mientras conducimos o vamos en carro reduce la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y las alteraciones del sistema nervioso simpático.


Le interesa leer:
· El sistema inmune de los habitantes del bosque evolucionó según el bosque.
· Importancia del diseño biofílico en interiores de oficinas de trabajo.


Según Wilson, el intercambio hombre-naturaleza repercute en la inteligencia, las emociones, la creatividad, el sentido estético, la expresión verbal y la curiosidad. La separación del entorno, en cambio, empobrece psicológicamente a las personas. La respuesta negativa a elementos naturales amenazadores como animales peligrosos o catástrofes, también forma parte de la biofilia. Los especialistas indican que estos, además de miedo, generan admiración y respeto. Otros expertos advierten que, aunque la biofilia sea elemental para la psique humana, se está debilitando para los habitantes de las ciudades o centros urbanos, donde las áreas verdes son cada vez más escasas. Al igual que otros rasgos hereditarios y genéticos, la biofilia también depende de respuestas aprendidas.

Ciudades más verdes con diseño biofílico

La práctica de incorporar la naturaleza y los elementos naturales en el entorno construido se conoce como diseño biofílico. Un ejemplo de esto es la tendencia actual de las plantas, donde los millenials están comprando plantas como nunca antes. Como muchos jóvenes no pueden permitirse comprar una casa con jardín, las plantas de interior están ayudando a acercarlos a la naturaleza. El diseño biofílico no es solo decorativo: en esencia, tiene como objetivo mejorar el bienestar mental y físico de las personas.

Aquí hay algunos ejemplos de diseño biofílico:

  • Plantas y vegetación, como paredes verdes.
  • Ventanas enormes que permitirán la entrada de luz natural.
  • Materiales naturales como la madera.
  • Huertos en la azotea

Utilizado tanto en el edificio como a escala de la ciudad, se argumenta que el diseño biofílico tiene beneficios para la salud, el medio ambiente y la economía para los ocupantes del edificio y los entornos urbanos, con pequeños inconvenientes. 

Fuentes:
Equilibrio, p 16.
Reportera: Ágata Székely.
Publicada: Abril 2011, num. 32.

Trees for Cities.