Resumen de la Enmienda de la Ley Forestal de China (2019) y los posibles impactos en la exportación de madera a China

La primera Ley Forestal se estableció originalmente en China en 1984, y se ha revisado dos veces desde entonces. Ha pasado más de una década desde la última revisión en 2009. Los bosques y el medio ambiente han visto grandes cambios desde entonces, tanto en China como a nivel mundial. El 28 de diciembre de 2019, el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo de China, la máxima legislatura de China votó para enmendar nuevamente la Ley Forestal, y la nueva Enmienda entrará en vigor el 1 de julio de 2020.

Esta enmienda tiene nueve capítulos que incluyen disposiciones generales, propiedad forestal, planificación del desarrollo, protección forestal, plantación de árboles y forestación, gestión y administración forestal, supervisión e inspección, responsabilidad legal y disposiciones complementarias. Cumpliendo con la Constitución, la Enmienda requiere que cualquier cultivo o uso de los recursos forestales siga los principios de sostenibilidad y protección de la naturaleza. Alejándose de un enfoque en la producción de madera, la Enmienda se concentra en la construcción de civilizaciones ecológicas, buscando realizar más plenamente el papel de los bosques en la prestación de servicios económicos, sociales, ecológicos y culturales. Se han agregado algunos materiales nuevos para reflejar los principios, como el sistema de manejo forestal clasificado, la protección basada en la ciencia y la restauración de los ecosistemas forestales,

La Ley Forestal revisada es una ley centrada en el país. Sin embargo, los cambios radicales en el sector forestal de China tendrán impactos generales y duraderos, no solo a nivel nacional, sino también en el estado más amplio de los bosques del mundo, como la dirección del comercio, la disponibilidad de recursos forestales y el papel de los bosques en la provisión de servicios clave del ecosistema.

Impactos Domésticos

Sistema de manejo forestal clasificado más claro

La Enmienda adopta un Sistema de Manejo Forestal Clasificado, que divide los bosques en bosques de bienestar público y bosques comerciales para lograr el equilibrio entre la conservación y el desarrollo económico. Los bosques de bienestar público deben estar estrictamente protegidos y gestionados por valores ecológicos, mientras que los bosques comerciales deben utilizarse principalmente con fines económicos y deben ser explotados de forma independiente por operadores forestales.

Eficiencia creciente de la producción de madera

Para aumentar la eficiencia de la producción y distribución de madera y fortalecer las protecciones de los derechos de los operadores forestales, la Enmienda realiza mejoras en la Cuota de aprovechamiento forestal y el Sistema de licencias de aprovechamiento descentralizando la aprobación de las cuotas de aprovechamiento, reduciendo el alcance de la emisión de la licencia de aprovechamiento , eliminando el Sistema de licencias de transporte de madera y racionalizando la emisión de licencias de cosecha de madera.

Mejorando la tenencia forestal

Sobre la base de la integración del sistema de responsabilidad legal de la silvicultura, la Enmienda fortalece la protección de la tenencia forestal, establece el Sistema Nacional de Ecocompensación Forestal e introduce protecciones más fuertes de los derechos de los titulares de derechos forestales privados. Cualquier expropiación de tierras y árboles forestales debe llevarse a cabo mediante procedimientos de evaluación y aprobación de conformidad con la ley e incluir una compensación justa y razonable. En el caso de que la demarcación de los bosques de bienestar público implique tierras forestales no estatales, se debe firmar un acuerdo por escrito con el titular de los derechos forestales y combinarlo con una compensación razonable.

Impactos globales

Prohibición de la tala ilegal y el comercio de madera

La enmienda estipula que “las empresas que operan y procesan madera deben establecer una cuenta para la entrada y salida de materias primas y productos. Ninguna unidad o individuo puede comprar, procesar o transportar madera que él / ella sabe claramente que fue talada piraticamente o talada indiscriminadamente en las regiones forestales ”. Proporciona un punto de entrada más fuerte para que las autoridades forestales de China supervisen e inspeccionen la madera potencialmente ilegal.

En los últimos 20 años, las autoridades forestales de China han cooperado con las autoridades de supervisión de comercio y aduanas y los institutos de investigación para adoptar una serie de medidas de promoción de políticas y medidas de apoyo técnico para combatir la tala ilegal y el comercio de madera. Como legislación, la Enmienda proporciona una base legal para que el Consejo de Estado de China y los ministerios pertinentes formulen regulaciones, políticas, marcos legales, planes de implementación y medidas obligatorias para regular su mercado para ayudar a detener el comercio ilícito de madera importada y lograr cadenas de suministro sostenibles.

China sigue siendo el mayor importador, productor y consumidor mundial de madera. De 2009 a 2018, la oferta total del mercado de productos de madera de China aumentó de 420 millones de m 3 a 560 millones de m 3 , un aumento del 32,6% en los últimos diez años. Más de la mitad de esta madera es importada. Canadá tiene una reputación internacional como una fuente confiable de productos forestales obtenidos legal y sosteniblemente, que ahora también es reconocido por los altos funcionarios del gobierno chino. La certificación de terceros para garantizar la legalidad y la sostenibilidad de los productos forestales de Canadá hace que la industria maderera canadiense se ubique en una posición avanzada para importar madera de origen legal a China en virtud de la nueva Enmienda.

Lea: Ciclo virtuoso del sector forestal del Canadá sobre el cambio climático

Fuente: Canada Wood

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *