Crece el uso del pellet como energía

Hace escasos dos años se creía que el consumo de pellet industrial se dispararía; sin embargo, hoy vemos cómo el pellet para uso térmico es el que gana protagonismo. El mercado europeo crece un 20% cada año, animado por un precio competitivo y una mayor conciencia verde y de desarrollo local.

El 2013 se ha cerrado con más de 8 millones de toneladas consumidas tan solo en la UE, y repartidas entre una gran cartera de clientes, dispuestos a pagar un precio ligeramente superior al que lo hacen los consumidores industriales.

La expectativa es que en 2020 se consuman algo más de 20 millones de toneladas para uso térmico, una cifra ya importante aunque todavía inferior al volumen que se destinará a las grandes centrales de generación eléctrica, en torno a 30 millones de toneladas.

El debate sobre la “no-sostenibilidad” de los pellets para producción eléctrica parece haberse tranquilizado y es claro que seguirá existiendo un flujo importante hacia estas grandes industrias, pero ahora la apuesta de los fabricantes es posicionarse en el segmento doméstico/térmico, que requiere mayor esfuerzo comercial pero ofrece mejores retornos en dinero y seguridad de pago.

Instantánea del mercado eléctrico en Europa

El uso industrial también está cambiando: las plantas de cocombustión (carbón y pellets) se transforman en centrales que a combustionan exclusivamente pellets. Se espera que este sector crezca bastante.

Si tomamos una instantánea de la situación actual del consumo de pellet industrial en Europa tendremos una idea de su dimensión:

Bélgica necesitará 3 millones de toneladas en 2020 gracias al sistema de ayudas. Recientemente se anunció la construcción de una nueva planta en el Puerto de Gent.

Los Países Bajos han trabajado intensamente en elaborar una nueva política energética que potencia el uso de fuentes renovables. La biomasa aportará 25 PJ, energía equivalente a 3,5 mi-llones de toneladas de biomasa.

Dinamarca ha anunciado que en 2035 toda la producción eléctrica del país deberá proceder de fuentes renovables, por lo que esperamos que la cifra actual de consumo de 3 millones de toneladas sea rebasada.

Reino Unido se encuentra en un proceso de cambio integral de modelo energético. En los próximos 10 años deberá sustituir 19 GW de generación eléctrica a partir de carbón. El Gobierno ha puesto en marcha un nuevo sistema de primas muy atractivo para la generación eléctrica con biomasa, que estimula el uso combinado de calor y electricidad. La presión mediática y la creciente tensión en el mercado del carbón están acelerando el proceso de cambio de carbón a pellets. Este debate ha provocado el anuncio de numerosos proyectos de los que finalmente solo se han confirmado dos:

    https://mitreyelcampo.cienradios.com/wp-content/themes/Newspaper/images/icons/li.png); list-style-position: initial; color: rgb(75, 75, 75); font-family: ‘PT Sans’, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 21px;»>

  • La conversión de 3 bloques de la planta de DRAX que prevé consumir a finales de 2016 hasta 7,5 millones de toneladas de pellets.
  • La planta de Linmouth, operada por RWE, que también realizará una conversión, y ha anunciado que consumirá 1,4 millones de toneladas de pellets.

La conversión de carbón a pellet en Reino Unido consumirá en total cerca de 15 millones de toneladas, aunque se plantea como una solución puente durante 15 años, hasta que empiecen a operar las nuevas centrales nucleares, que están siendo subsidiadas notablemente más que cualquier otra forma de energía. En 2030, tras este periodo de transición, estimamos que quedará disponible este excedente de 15 millones de toneladas de pellets para el mercado doméstico.

Equilibrio de mercados

En definitiva, con un consumo esperado de 27 millones de toneladas de pellet industrial y otro tanto de pellet doméstico tan solo en Europa, el negocio de los pellets presenta un alto atractivo. Europa es el gran consumidor, pero otros mercados enormes como Corea del Sur, Japón y EEUU están despertando y se prevé que en 2020 lleguen a consumir, en el escenario más modesto, alrededor de 12 millones de toneladas.

Así pues, vemos cómo se equilibran las fuerzas entre los grandes compradores y los productores, cuyo tamaño hasta hace poco era mucho menor que el de sus clientes. Poco a poco, grandes grupos industriales se van posicionando en este apasionante mercado; se alargan los plazos de los contratos de suministro, y nacen modelos de negocio nuevos asociados a la gestión del riesgo.

También observamos cómo los productores de pellet industrial pretenden reducir riesgos ampliando su cartera de clientes y han encontrado la oportunidad en la venta de pellets para el sector domestico. Pequeñas modificaciones en sus plantas les permiten producir la calidad que requiere el exigente mercado doméstico, y, de hecho, recibimos cada vez más solicitudes para certificar sus producciones con el sello ENplus. Un buen ejemplo es que en 2013, 5 productores de EEUU tomaron la decisión de certificarse y prevén poner en el mercado europeo 300.000 t de pellet ENplus.

Por último, quiero destacar que desde el European Pellet Council seguiremos facilitando y defendiendo el uso de esta materia prima energética tan noble como son los pellets. Nuestro esfuerzo se ha de centrar en lograr que los usuarios domésticos, cuando se cuestionen cómo calentar sus casas, decidan hacerlo con pellet, un combustible limpio, en lugar de hacerlo con los combustibles fósiles tradicionales.

Fuente: Christian Rakos, Presidente del European Pellet Council

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.