En una encrucijada: tendencias consecuentes en el reconocimiento de la tenencia forestal basada en la comunidad desde 2002 a 2017

Foto ilustrativa: indigenas Ayoreos. Wikipedia.

A pesar del importante área forestal ocupada, reclamada y manejada por Pueblos Indígenas, comunidades locales y mujeres rurales, la gran mayoría de los bosques del mundo permanecen formalmente bajo administración gubernamental como bosques nacionales o provinciales, áreas protegidas o bosques asignados a terceros bajo concesiones Dada la evidencia de que las tasas de deforestación son a menudo más bajas y el secuestro de carbono mayor en bosques donde los derechos de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales son legalmente reconocidos, existe una necesidad urgente de ampliar la reforma de tenencia para salvaguardar los bosques restantes del mundo.

Este análisis informa sobre las tendencias en la tenencia forestal mundial durante el período de quince años desde 2002-2017. Es el cuarto de una serie de análisis que monitorean el reconocimiento legal de la tenencia forestal en todo el mundo de acuerdo con cuatro categorías de tenencia forestal (legal) legalmente reconocida: administrada por el gobierno, designada para Pueblos Indígenas y comunidades locales, propiedad de Pueblos Indígenas y comunidades locales , y de propiedad privada de individuos y empresas.

A pesar del progreso limitado en general, las nuevas evidencias y oportunidades brindan razones para esperar: en los mismos 41 países, dos tercios del avance en la tenencia comunitaria entre 2013-2017 se relacionan con aumentos en la propiedad forestal comunitaria, con más del 90 por ciento de este progreso derivado de países de bajos y medianos ingresos (PBI) en África, Asia y América Latina. Además, las leyes recientes en varios países establecen nuevas vías legales para que las comunidades sean propietarias de sus bosques en virtud de la legislación nacional. Juntos, estos avances señalan un posible movimiento hacia el reconocimiento de derechos de tenencia forestal adicionales y más sólidos para los Pueblos Indígenas y las comunidades locales.

Principales conclusiones

  • Si bien se han logrado avances significativos en el reconocimiento legal de los Pueblos Indígenas y comunidades locales como propietarios de bosques y titulares de derechos designados en los últimos 15 años, el ritmo de reconocimiento ha permanecido generalmente lento desde 2008, a pesar de un ligero repunte desde la última vez que RRI informó sobre el distribución de la tenencia forestal en 2013. A partir de 2017, el 15,3 por ciento (521 mha) de los bosques en los 41 países del caso completo evaluados son acumulativamente designados y propiedad de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales.
  • Resulta alentador que la tasa de aumento del área forestal propiedad de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales durante los cuatro años 2013-2017 excedió la observada en el quinquenio anterior
    (2008-2013), lo que posiblemente indica un aumento en el reconocimiento legal de propiedad forestal comunitaria. El reconocimiento de los bosques designados para los Pueblos Indígenas y las comunidades locales desde 2013 fue notablemente inferior al reconocimiento durante los períodos 2002-2008 y 2008-2013.
  • El péndulo se ha inclinado a favor de la propiedad comunitaria desde 2013. De los casi 28 millones de bosques comunitarios (tanto propiedad de comunidades como destinados a ellos) reconocidos durante el período 2013-2017, casi dos tercios (18 mha) son reconocidos como propiedad de Pueblos indígenas y comunidades locales.
  • Los gobiernos continúan manteniendo la autoridad legal y administrativa sobre más del 70 por ciento de las tierras forestales (2,473 mha), gran parte de la cual es reclamada por los Pueblos Indígenas y las comunidades locales.
  • A pesar de las vastas áreas en disputa, una gran proporción de los bosques administrados por el gobierno se administran como áreas protegidas o se bloquean en concesiones emitidas por el estado, acuerdos de licencia o reclamos de recursos no explotados en beneficio de empresas privadas, elites locales u otros inversionistas.
  • La propiedad privada de los bosques por parte de individuos y empresas (excluidas las concesiones) se mantuvo relativamente constante durante el período de quince años, pasando del 11.1 por ciento (380 mha) en 2002 al 12.0 por ciento (407 mha) en 2017. Sin embargo, la falta de la fecha y los datos transparentes sobre el estado, el tamaño y los propietarios de las explotaciones forestales privadas dificultan la capacidad de discernir tendencias con respecto a los bosques de propiedad privada.
  • En África, el reconocimiento de los derechos forestales de las comunidades sigue a la zaga del progreso logrado en Asia y América Latina, a pesar de los pasos positivos de algunos países para reconocer legalmente la tenencia basada en la comunidad.
  • En Asia, la tasa de reconocimiento legal de la tenencia forestal para los Pueblos Indígenas y las comunidades locales ha progresado modestamente en los últimos 15 años, y China representa la mayoría de los logros alcanzados.
  • Dentro de los nueve países completos de América Latina, la tasa de reconocimiento de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales como propietarios de bosques aumentó notablemente entre 2013-2017 en comparación con el período de cinco años anterior (2008-2013).
  • La restauración de los paisajes forestales requiere una cuidadosa contemplación sobre quién mantendrá los derechos para poseer y administrar estos espacios, asegurando que los Pueblos Indígenas, las comunidades locales y las mujeres rurales sean socios respetados y beneficiarios de estos esfuerzos.

Descargar el informe: En una encrucijada: tendencias consecuentes en el reconocimiento de la tenencia forestal basada en la comunidad desde 2002 a 2017

Fuente: Rights and resources.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *