FAO recomienda la inversión privada en bosques

Expertos de la FAO se reunieron para debatir y promover un marco financiero e institucional que favorezca la rentabilidad de las actividades forestales sostenibles.

Desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), indican la importancia de los bosques vinculada a la seguridad alimentaria y la mitigación de los efectos del cambio climático. En este ámbito, se realizó un taller en Santiago de Chile, el 22 y 23 de septiembre, donde especialistas de toda la Región de América Latina y el Caribe, y especialistas internacionales de FAO, establecieron recomendaciones para construir un entorno empresarial favorable a la inversión sustentable en bosques.

“Los bosques cuentan con un gran potencial de desarrollo social y económico. Uno de los desafíos es tornarlos más atractivos a los ojos de los grandes, medianos y pequeños inversionistas, lo que ampliaría y diversificaría la base financiera para el manejo forestal sostenible”, señaló Jorge Meza, Oficial Forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Durante  la jornada  analizaron la necesidad de establecer mecanismos de financiamiento específicos dependiendo del porte del emprendimiento, de los productos forestales involucrados en la actividad, del tipo de organización beneficiaria o emprendedora, entre otros. Además identificaron que no es suficiente trabajar sobre la disponibilidad de financiamiento para el manejo de bosques nativos o plantaciones forestales, pues consideran que el financiamiento debe orientarse a toda la cadenas estructurada de valor, que permita a los productos del bosque, alcanzar los mercados. Uno de los elementos claves para promover las inversiones es disponer información acerca de indicadores financieros de la actividad forestal, principalmente sobre la rentabilidad, pero también sobre temas sociales y culturales asociados.

Para alcanzar un mejor manejo, se recomendó que los pequeños productores dispongan de leyes y programas diferenciados de financiamiento forestal, como: asistencia técnica de bajo costo, promoción del asociativismo, promoción de seguros agropecuarios forestales, sistemas nacionales gubernamentales para el combate a incendios y plagas, y proyectos de apoyo a la verticalización de la producción, en pequeña escala, para generar valor agregado.

Los especialistas resaltaron que los tres actores importantes, involucrados en el desarrollo de ambientes de inversión privada y pública, son el que financia, el que recibe el financiamiento y el Estado, este último para la coordinación, desarrollo de mecanismos para reducir los riesgos en el negocio forestal, y sobre todo, encargado de vencer obstáculos para que la actividad se desarrolle.

América Latina, posee una elevada proporción de bosques privados. La región es pionera en instaurar servicios destinados a la gestión forestal sustentable, a través de alianzas entre privados, mecanismos de asociación bosques – industrias, y fondos de inversión especializados para la actividad. Pero el cambio climático, desalienta este tipo de acción, debido a la incertidumbre que genera, frente a largos períodos de recuperación del capital.

Un eje importante de la jornada y vinculado a los ODS, fue la seguridad alimentaria, ya que, más de 1,6 billones de personas dependen de los recursos forestales para su sustento, de manera directa e indirecta. Esto queda plasmado en el informe de la FAO “El estado de los bosques del mundo 2016 (SOFO, por sus siglas en inglés)”, en el cual se demuestra que la gestión sostenible de los bosques y la agricultura, y su integración en los planes de uso de la tierra, resultan esenciales para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), garantizar la seguridad alimentaria y hacer frente al cambio climático.

Fuente: Comunicarse Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *