Introduccion a la génesis y física de suelos

Las investigaciones sobre suelos iniciaron con la agricultura sedentaria, pero una gran parte de ellas fueron de forma aplicada y práctica (Yaalon, 1997). Pocas están documentadas a partir de la Edad Media, lo que coincide con la represión de la ciencia y el dominio de la religión. Luego, en el Renacimiento, se iniciaron las investigaciones del suelo y los europeos redescubrieron las obras anteriores de griegos y romanos (Brevik y Hartemink, 2010). Así, la ciencia encargada del estudio de la génesis, la clasificación y la distribución de los suelos se conoce como «pedología», palabra proveniente del griego pedon, que significa «suelo», y logia, que significa «estudio».

La Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS) y muchos de los científicos miembros de la organización interpretan que la pedología abarca todos los estudios científicos del suelo y, por lo tanto, todos los científicos del suelo son pedólogos (Singer, 2005). Por ello, muchas veces se emplea el término como sinónimo de ciencia del suelo (Schaetzl y Anderson, 2005d). Esta ciencia tradicionalmente se ha subdividido en factores formadores del suelo, procesos de formación del suelo, morfología del suelo, clasificación del suelo y geografía y mapeo del suelo (Buol et al., 1997; Sokolov, 1996).

Libro para descargar: Estado del conocimiento sobre la biodiversidad del suelo: estado, desafíos y potencialidades

Se pensaría que el estudio de los suelos tiene una larga historia debido a que estos sostienen la vida humana desde sus inicios. Sin embargo, la ciencia del suelo tuvo una llegada tardía y fue establecida como una disciplina científica en los 1800. Inicialmente, las investigaciones se centraban en el crecimiento y la nutrición de las plantas, la evaluación del suelo para los impuestos y en el origen y las propiedades del recurso. Parte de estos estudios fueron impulsados por pura curiosidad, pero la mayor proporción se consideraron necesarios para aumentar la producción agrícola, los impuestos sobre la tierra o las investigaciones geológicas (Hartemink, 2016). De allí nace la primera definición de suelo, un concepto edafológico que se refería al recurso como un medio para el crecimiento de las plantas; punto de vista que prevaleció en la ciencia del suelo hasta principios del siglo XX (Bockheim et al., 2005).

La primera visión científica de los suelos como cuerpos naturales que se desarrollan bajo la influencia del clima y la actividad biológica que actúa sobre sustratos geológicos surgió en Rusia, con el trabajo de Dokucháyev y sus seguidores (Feller, 1997), en Europa con las descripciones de Müller del desarrollo del horizonte del suelo (Tandarich et al., 2002), y en Inglaterra con las observaciones de Darwin sobre la clasificación textural a través de actividades animales que resultaron en el desarrollo de los horizontes del suelo (Johnson y Schaetzl, 2015). En la década de 1920, con el desarrollo teórico a través del Atlántico, las ideas de la pedogénesis ganaron un amplio reconocimiento en los Estados Unidos (Coleman et al., 2018), y en 1941 Jenny publicó Factores formadores de suelo, una obra clásica donde plasma las ideas de Dokucháyev y formula la famosa ecuación fundamental de los factores formadores del suelo (Jenny, 1941).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *