5 opciones naturales para limpiar tus muebles de madera

Al utilizar los productos para limpiar que venden en las tiendas, llenamos de toxinas el ambiente al hogar. Además, los aerosoles sólo crean una capa en la superficie, sin darle a la madera el tratamiento que realmente necesita. Estos preparados naturales ayudarán a dejar los muebles brillosos y conservar el aire limpio. Siempre tenner la precaución de agitarlos bien antes de usarlos.

1. Jugo de limón y aceite de oliva

El jugo de limón tiene propiedades antisépticas y antibacteriales, mientras que el aceite de oliva humecta y lubrica la madera. El resultado es un hermoso lustre. Para hacer este limpiador, mezclar media taza de jugo de limón y una taza de aceite de oliva.

2. Vinagre blanco y aceite de jojoba

Mezclar un cuarto de taza de vinagre con 10 gotas de aceite de jojoba y aplicar el preparado sobre la superficie con un paño no abrasivo. El vinagre blanco, un famoso limpiador multipropósito, desodoriza y desinfecta la madera al sacarle la tierra. El aceite de jojoba lubrica, humecta y deja un brillo natural igual al de la cera.

3. Extracto de vainilla, naranja y aceite de oliva

El ácido cítrico que contienen las naranjas es un excelente desinfectante para la madera, mientras que el aceite que se encuentra en su cáscara es un solvente seguro. La vainilla provee un aroma ligero y el aceite de oliva funciona como lubricante.

En un frasco de boca ancha, colocar el jugo de una naranja, una taza de aceite de oliva y tres gotas de extracto de vainilla. Cortar la cáscara de la naranja en tiras largas y finitas y añadirlas a la mezcla.

4. Pulidor de cera de abeja

Derretir media taza de cera de abeja a baño maría y mezclala con una taza y media de aceite de oliva. Luego, añadir unas gotas del aceite esencial que más te guste. Vertir el preparado en un frasco de vidrio para almacenarlo. Cuando se utilice, colocarlo en el microondas por 25 a 30 segundos para ablandarlo.

Antes de aplicarlo, limpiar la superficie con un paño húmedo y secarla. Luego, sacar un poco de cera del frasco con un paño limpio y pasarla por la madera con movimientos circulares. Cuando se seque, lustrar en la dirección de las vetas con otro trapo limpio que no deje pelusas.

5. Aceite de coco

Esta es la opción más sencilla. Limpiar la superficie con un paño ligeramente húmedo y luego secarla. Sobre un trapo limpio, colocar un poco de aceite de coco y aplicarlo sobre la madera con movimientos circulares. Dejar que se seque y pulir en la dirección de las vetas.

Fuente: La Bioguía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *