El control biológico del gorgojo del eucalipto se reduce en un 95%

El gorgojo del eucalipto come las hojas del eucalipto y puede llegar a paralizar su desarrollo.

El gorgojo, un insecto que come las hojas del eucalipto, está causando serios daños en las masas forestales gallegas desde los años 90, sin que se le consiga poner freno. El método de control más empleado para combatirlo es a través de la lucha biológica, con la liberación de una avispilla, la ‘Anaphes nitens’, que parasita los huevos del gorgojo. El escenario de daños, sin embargo, no remite, por lo que los colectivos de propietarios forestales advierten de la necesidad de reforzar los programas de control biológico, que se redujeron en más de un 95% en los últimos años.

Para el combate de la plaga, la Xunta de Galicia venía efectuando periódicas sueltas de huevos del gorgojo del eucalipto parasitados por la ‘Anaphes nitens’, que una vez que emergía como individuo adulto continuaba la depredación de huevos de la especie. En el 2012, Medio Rural distribuyó en Galicia más de 260.000 ootecas (depósitos de huevos) parasitadas y en el 2013 la cifra se elevó a 300.000 ootecas. Frente a aquellas cifras, los colectivos de propietarios forestales estiman ahora que en el 2015 no se colocaron en el monte gallego más de 10.000 ootecas.

En 2013, Medio Rural distribuyó en el monte 300.000 ootecas parasitadas. Este año, el sector calcula sobre 10.000

La reducción del control biológico de la especie preocupa entre los propietarios forestales. Promagal, entidad que agrupa a asociaciones productoras de eucalipto del norte de la comunidad, tiene previsto enviarle una carta estos días a la Consellería de Medio Rural para solicitar un refuerzo de los programas públicos de control del gorgojo (Gonipterus scatellatus). De manera paralela, el colectivo también demandará una mejora de la lucha contra la avispa asiática (Vespa velutina), un problema también muy asentado en la Mariña lucense.

Otra entidad que aboga por el aumento de los programas de control del gorgojo es la Asociación Sectorial Forestal Gallega (Asefoga). “Los propietarios forestales están registrando grandes pérdidas en madera que se deja de producir, así que es necesario por parte de la Administración un mayor esfuerzo en la lucha biológica contra el gorgojo”, valora Jacobo Feijoo, secretario general de Asefoga.

Responsabilidades en el control

En el sector forestal, hay voces que consideran que el combate de la plaga corresponde principalmente a los propietarios, ya que en Galicia la práctica totalidad del monte es privado. Desde Promagal, su presidente, Ramón Reimunde, entiende más bien que la responsabilidad debe ser compartida. “Los propietarios estamos comprando ootecas parasitadas por el ‘Anaphes nitens’, pero el combate de la plaga del gorgojo es de interés general y tanto la Administración como los fabricantes de pasta de papel tienen que llevar el peso de la lucha”, subraya.

“El combate de la plaga es de interés general. Los propietarios ayudamos, pero el peso corresponde a Xunta e industrias” (Promagal)

Reimunde pide también que se elabore un mapa en el que figuren las sueltas realizadas por la Administración, a efectos de coordinar las posibles medidas paralelas que efectúen los propietarios forestales o las industrias del papel, que a través de Aspapel, la patronal del sector, también han realizado campañas de sueltas de ootecas parasitadas.

El sistema para combatir el gorgojo del eucalipto (Gonipterus scatellatus) consiste en la colocación en el monte de bolsas de malla que llevan 50 ootecas parasitadas. De cada bolsa pueden emerger entre 200 y 300 individuos adultos de ‘Anaphes nitens’. El coste de la bolsa ronda los 60 euros y de su preparación y comercialización se encargan dos empresas especializadas en el control biológico.

Nuevas vías de lucha biológica

En Galicia, en un inicio, había sido la Estación Fitopatolóxica do Areeiro, dependiente de la Deputación de Pontevedra, la que había producido de manera masiva el párasito del gorgojo; si bien ahora su función se dirige a otros cometidos. “Tenemos un remanente del ‘Anaphes nitens’, por si fuese preciso para la Administración o para las empresas, pero nuestra actividad está centrándose en la búsqueda de nuevas vías para el control biológico del gorgojo”, explica el responsable del centro, Pedro Mansilla.

Uno de los problemas del ‘Anaphes nitens’ es la mortalidad invernal de la especie, lo que exige el mantenimiento de las sueltas anuales. En Portugal se están haciendo también ensayos de control biológico del gorgojo con nuevas especies, como la ‘Anaphes inexpectatus’, procedente de Tasmania, que demostró una mayor tasa de sobrevivencia invernal.

Preguntado por la insuficiencia del control biológico del gorgojo en Galicia, Mansilla reconoce que su combate puede ser insuficiente. “Nadie dice lo contrario. Se están haciendo pocas sueltas de ootecas en el monte” -valora.- “Podemos estar hablando de unas 10.000 ootecas al año, que pueden suponer alrededor de 50.000 insectos de ‘Anaphes nitens’. En Areeiro, en algún momento llegamos a producir 5 millones de parásitos al año”, compara.

Autorización de un nuevo producto fitosanitario

La lucha biológica contra el gorgojo del eucalipto se complementó años atrás en Galicia con fumigaciones químicas de flufenoxuron (marca comercial Cascade, de Basf), un producto prohibido desde 2012. En Portugal se autorizó recientemente la fumigación de los eucaliptos con el acetamiprid (Epik, de Sipcam), tras comprobarse, según la administración lusa, un escaso impacto del fitosanitario sobre las abejas y sobre el parásito del gorgojo, el ‘Anaphes nitens’.

Portugal está usando el acetamiprid para el combate del gorgojo. El producto está también permitido en España

El ‘Epik’ está también autorizado en España para su uso en eucalipto, por lo que es probable que se soliciten permisos para tratamientos aéreos de las masas. En años anteriores, el intento de fumigaciones con el Cascade había generado una fuerte oposición social en Galicia por parte de colectivos de apicultores y organizaciones agrarias.

Desde un punto de vista estrictamente técnico, de combate contra el gorgojo, Mansilla entiende que el ideal pasa por la lucha integrada de la plaga, es decir, por la combinación de métodos biológicos con los químicos cuando sean precisos. “Si hay una infestación alta del gonipterus, la única vía de combate efectiva es a través de métodos químicos para bajar la población y, a partir de ahí, aplicar métodos biológicos. Si hay unos niveles bajos de gorgojo, es suficiente con la lucha biológica”, explica.

Lucha genética

Los daños que está causando el gonipterus sobre el eucalipto globulus llevaron en los últimos años a muchos propietarios forestales a sustituir las plantaciones de globulus por el nitens, que es menos propenso a sufrir los daños del gorgojo.

Sin embargo, en el sector se advierte de que también se están registrando ataques sobre esta especie de eucalipto. “Al gorgojo le gusta más el globulus, pero si no tiene globulus, atacará el nitens. Lo dijimos desde un principio”, señala Mansilla. “Pasa lo mismo con la procesionaria. Si tiene una plantación de pino radiata, preferirá el radiata antes que el pinus pinaster, pero si no hay radiata, habrá también procesionaria en elpinaster”, apunta.

“Al gorgojo le gusta más el eucalipto globulus, pero si no lo tiene, atacará al nitens. Lo dijimos desde el principio” (Pedro Mansilla, Areeiro)

Detección de nuevos escarabajos defoliadores

El boletín fitosanitario de Asturias da cuenta este mes de octubre de la detección en Cádiz de un escarabajo australiano que constituye una potencial plaga para el eucalipto. Con esta detección, son ya dos las especies de escarabajos crisomélidos del eucalipto localizadas en Europa, el Paropsisterna selmani, en Irlanda en el 2007 y en el Reino Unido en el 2015; y el Trachymela sloanei, que se encontró en Cadiz este año.

El responsable de la Estación Fitopatolóxica do Areeiro, Pedro Mansilla, entiende que se debe evitar la alarma con respecto a estos escarabajos. “No se sabe si van a llegar a Galicia y de llegar, no se sabe a qué especies atacarán ni si se convertirán en una plaga”, apunta. En Portugal, en la última década se detectaron 11 insectos de origen australiano que se alimentan de hojas del eucalipto y sólo el gonipterus adquirió proporciones epidémicas.

Fuente: Campo Galego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *