Los bosques y los árboles son fundamentales para las provisiones de agua

Los ciclos del agua y de la energía del bosque impulsada están mal integradas en la toma de decisiones regional, nacional, continental y global sobre la adaptación al cambio climático, la mitigación, el uso del suelo y el agua.

Esto limita la capacidad de la humanidad para proteger las funciones del clima y para prolongar la vida de nuestro planeta. El cuerpo sustancial de revisión, la investigación revela que los bosques, agua y energía interacciones proporcionan las bases para el almacenamiento de carbono, para la refrigeración de las superficies terrestres y para la distribución de los recursos hídricos. 

Los bosques y los árboles deben ser reconocidos como los reguladores principales dentro de los ciclos del agua, energía y carbono. Si no se cumplen estas funciones, los planificadores no serán capaces de evaluar, adaptar o mitigar los impactos de los cambios en la ocupación del suelo y el clima. Nuestra llamada a la acción se dirige a una reversión de los paradigmas, a partir de un modelo centrado en el carbono-a uno que trata los efectos hidrológicos y climáticos de la refrigeración de los árboles y los bosques como el primer orden de prioridad. Por razones de viabilidad, el almacenamiento de carbono debe seguir siendo un secundario, aunque valiosa, subproducto. Los efectos de la cobertura arbórea sobre el clima a escala local, regional y continental ofrecen beneficios que exigen un reconocimiento más amplio. 

Las ideas de investigación de los bosques y centrado en el árbol que revisar y analizar proporcionan una base de conocimientos para la mejora de los planes, las políticas y las acciones. Nuestra comprensión de cómo los árboles y los bosques influyen en los ciclos del agua, energía y carbono tiene implicaciones importantes, tanto para la estructura de las instituciones de planificación, de gestión y de gobierno, así como de cómo los árboles y los bosques podrían ser utilizados para mejorar los esfuerzos de sostenibilidad, adaptación y mitigación.

Leer el estudio aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *