Manual de buenas prácticas para la actividad forestal

Con la finalidad que este material sea de utilidad para los actores principales de esta actividad laboral, en especial trabajadores y empleadores, está organizado en 8 apartados. Los primeros y los finales son de incumbencia para todos los actores del sistema y los centrales están referidos al proceso de trabajo y destinados principalmente a los trabajadores. Además de este prólogo podrá consultarse un tercer apartado con una contextualización del sector de actividad.

En el cuarto detallamos la simbología que representa riesgos, cargas y exigencias consensuados en las comisiones. En el apartado cinco encontrarán flujogramas, que es el desarrollo del proceso productivo graficado como un sistema ordenado de bloques, acompañado de una descripción detallada de los riesgos identificados.

En el apartado sexto y séptimo podrán acceder a una reseña de los riesgos y buenas prácticas generales del proceso de trabajo de viveros y monte, respectivamente. Tras este último se detallarán los Equipos de Protección Personal (EPP) de las tareas de monte, tanto en términos generales como del puesto de trabajo. Finalmente, constan apartados con alcance general a la actividad.

El trabajo forestal está considerado entre los más riesgosos del mundo. Organización Internacional del Trabajo (1998), Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo de OIT,
Industria forestal, sectores basados en recursos biológicos.

El perfil de riesgos laborales del sector forestal

Los traumatismos en miembros inferiores suelen ser las lesiones más frecuentes en Silvicultura, mientras que en la Extracción de madera lo son las alteraciones en miembros superiores.

La tendencia indica que la causa de accidentes más frecuente es la “Caída de objetos en curso de manutención manual” para ambas actividades, generando contusiones y heridas cortantes acorde al tipo de herramientas utilizadas.

Por otra parte la actividad forestal tiende a duplicar las lesiones en ojos y región lumbosacra en relación con el total de las actividades del país.

Alcance de la actividad

El trabajo en la actividad tiene dos zonas marcadamente diferentes:

a. Vivero
b. Bosques

El trabajo desarrollado en los viveros presenta una conformación de mayor cercanía a tareas de manufactura, en virtud de que las tareas se realizan en un establecimiento fijo y de mayor cercanía a centros urbanos.

Las exposiciones tienden a ser claramente diferenciadas, no solo desde el punto de vista del medio ambiente físico de trabajo, sino de la organización del trabajo. En los viveros, a semejanza de tareas urbanas, los trabajadores al finalizar la jornada vuelven a sus domicilios, realizando un horario con dos bloques diferenciados, con una pausa al mediodía. Por el contrario en los montes el trabajo se realiza en distintos escenarios, al aire libre, encontrándose alejados de sus domicilios, pernoctando en el campamento, confluyendo en un mismo punto geográfico los segmentos temporales de trabajo con los de descanso. Actualmente, muchas empresas de servicios forestales prefieren, si las distancias lo permiten, trasladarse todos los días al lugar de trabajo, volviendo los trabajadores a sus casas o bien alquilan una casa para compartir en algún lugar cercano al campo de trabajo.

Aunque la publicación es Argentina la información contenida es gran relevancia para el sector forestal maderero de cualquier país.

Descargue el Manual de buenas prácticas para la actividad forestal dando clic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *