Bioeconomía: una oportunidad que cambia el juego.

Sin duda, Covid-19 ha golpeado fuertemente la economía, dejando a millones de personas sin trabajo en todo el mundo. Pero la pandemia también es una oportunidad que cambia el juego, un medio para acelerar la transición hacia una nueva bioeconomía ecológica mediante la transformación de los métodos de producción existentes y ayudando a los trabajadores calificados a pasar a industrias más resistentes y ecológicas.

Como se muestra en el proyecto MIT Skillscape Project, las habilidades se pueden transferir de una industria a otra, aunque inicialmente los puestos de trabajo pueden parecer muy diferentes. En una nueva economía circular de base biológica, esto podría significar una oportunidad para millones de trabajadores que han sido despedidos debido a la pandemia.

Según una investigación publicada recientemente por la firma de consultoría estratégica McKinsey & Company , y dirigida por Michael Chui, la bioeconomía global está a punto de despegar y se espera que tenga un impacto de aproximadamente 3.5 billones de euros por año durante los próximos 10 a 20 años. El equipo de Chiu analizó el efecto de 400 aplicaciones de innovaciones biológicas que existen hoy en día, principalmente en el campo de la biología sintética, “un campo de la ciencia que implica el rediseño de organismos con fines útiles mediante la ingeniería para que tengan nuevas habilidades”.

La biología sintética es una tecnología que impulsa cambios radicales en diferentes industrias que les permite fabricar productos de origen biológico. Desde productos bioquímicos o biomédicos hasta la agricultura. Pero también, en la industria de la moda, por ejemplo, donde las compañías de biotecnología están introduciendo métodos y materiales de producción innovadores, como Lyocell, una fibra hecha de celulosa a partir de pulpa de madera.

Se está creando una economía circular de base biológica con ejemplos de productos de base biológica que están apareciendo en todas partes, como en MycoWorks que cultiva “cuero” a partir de hongos y otros subproductos agrícolas. O Bolt Threads que está desarrollando formas de producir seda de araña masivamente. Este súper material que se produce naturalmente puede procesarse en diferentes formatos, incluidas las estructuras 3D. La madera programable es otro ejemplo de estos innovadores productos de base biológica que cambiarán la fabricación y el consumo tal como lo conocemos hoy.


De interés:
· Cubiertos y vajillas de base biológica a partir de la madera.

· Aportes bioeconómicos de un árbol.
· La importancia del sector maderero para la bioeconomía.


Pero aún queda mucho por hacer. Especialmente cuando se trata de políticas e inversiones.

Para fomentar una bioeconomía circular que utilice capital natural renovable para transformar y gestionar nuestros sistemas de tierras, alimentos, salud e industriales, es necesario impulsar la innovación orientada a la misión, atraer inversiones y repensar los modelos y mercados comerciales.

En Europa, se están dando pasos, como el European Green Deal y la estrategia Farm to Fork recientemente lanzada por la Comisión Europea. Un plan de acción de 10 puntos para crear una bioeconomía circular dedicado al bienestar sostenible , coordinado por Marc Palahí, director del Instituto Forestal Europeo también ha sido entregado, como una respuesta a “SAR el Príncipe de Gales para invertir en la naturaleza como el verdadero motor para nuestra economía “.

Este plan de acción está destinado a servir como documento guía para una nueva Alianza de Bioeconomía Circular que será establecida por Su Alteza Real el Príncipe de Gales bajo su Iniciativa de Mercados Sostenibles, con el objetivo de acelerar una transición de toda la industria hacia mercados sostenibles y una rápida descarbonización.

Fuente: Propopulus.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *