La cosecha de pellets de madera no tiene impacto en la vida del bosque

Los investigadores catalogan pequeños animales en áreas bien definidas en Carolina del Norte, donde se eliminaron desechos de madera

Los animales usan los escombros de la poda cuando está disponible, pero no dependen de él.

En lugar de ello, dicen, los animales son resistentes y se adaptan a las condiciones cambiantes.

La recolección de los desechos de madera de las zonas que han sido explotadas no afecta a los animales que viven allí, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Chris Moorman, profesor de silvicultura y recursos ambientales, y sus estudiantes pasaron cuatro años catalogando animales pequeños como ratones, sapos, insectos y palomas en plantaciones de Pinus taeda. Ellos encontraron que las poblaciones en sitios bien definidos no se vieron afectadas, independientemente de la cantidad de desechos de madera que fuera eliminado.

Esta madera de poco valor, o «biomasa» sobrante de la tala se pulverizan para hacer pellets de madera que se utilizan como una alternativa carbono-amistoso al carbón en Europa y en varias partes de los Estados Unidos. La madera se clasifica como una fuente de energía renovable por la Unión Europea, que se quema en pellets de madera desde el sureste de Estados Unidos para cumplir con el Protocolo de Kyoto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La biomasa que queda después que un bosque ha sido podado es compatible con una gran cantidad de bichos. Es el hogar de los insectos en la parte inferior de la cadena alimentaria, que son comidos por musarañas de madriguera, anfibios y reptiles pequeños como las salamandras. Parte de la biomasa es un fertilizante para la vegetación más pequeña que es alimento de aves y roedores. Los ciudadanos de los sitios tienen sus hogares en los escombros húmedos, leñosos dada por la tala.

Moorman y sus estudiantes querían saber si la eliminación de grandes cantidades de esta biomasa para hacer pellets de madera podría perjudicar a las comunidades que surgen después de que la madera es cortada y cae abajo.

Moorman dice que deforestación de la zona tiene un efecto bien conocido en la biodiversidad mediante el desplazamiento de habitantes de los bosques, como ciervos y aves que anidan. Menos entendido era el efecto de la limpieza de los escombros que quedan después de la tala. Los ecologistas han predicho que la cosecha de biomasa eliminaría hábitats potenciales y las fuentes de alimentos de las zonas claras, haciendo que las poblaciones de animales se reduzcan.

Sarah Fritts, un ecologista que estudia los mamíferos, anfibios y reptiles en los sitios de tala, especuló que las poblaciones de sapos serían más bajos en las zonas donde se cosechó más restos de madera. Pero después de cuatro años de investigación, dice ella, «he capturado miles y miles de sapos», y no hubo variación incluso en los sitios más explotadas.

Las plantaciones de pino de 150 acres en el estudio tienen tanto los desechos de madera que queda después de la tala que incluso los sitios más fuertemente cosechadas se quedan con el 10 por ciento de su biomasa, dijo Moorman. Las cosechadoras empiezan a perder dinero si se persiguen abajo hasta la última rama y la pila de virutas de madera, algunas de las cuales son dañados por el agua y no harían buenos pellets de madera de todos modos. Incluso el 10 por ciento de los escombros es suficiente para satisfacer a la población que sobrevive después de la tala.

Para contar las poblaciones en cada sitio, Fritts pone trampas en vivo y pone una etiqueta en cada animal para que no se pueda contar de nuevo. Ella tenía curiosidad acerca de por qué los sapos no fueron tan afectados por la falta de escombros mientras se planteó la hipótesis.

Para averiguar lo que prefieren, se construyó una pista de 30 pies cuadrados dividida en cuatro secciones, cada una con diferentes cantidades de biomasa. Los cuartos estaban separados por cables eléctricos de baja intensidad que realizan un seguimiento cuando fue atravesado por los sapos que Fritts guardaba en la caja. Se encontró que durante el día, los sapos pasaron su tiempo en los escombros, ya que retiene el agua y son protegidos del sol. Cuando se refrescaba por la noche, los sapos se aventuraron a salir a buscar comida.

De acuerdo con Moorman, los animales que viven en las talas «han evolucionado para responder a las perturbaciones.» Claro de eventos del bosque como incendios forestales y huracanes que son aún más destructiva que la de explotar, y las poblaciones de la costa de Carolina del Norte son resistentes. Moorman señaló que el estudio no puede aplicarse a la cosecha de biomasa en los sitios de explotación forestal en las montañas.

Fuente: New Observer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *