Dispersión de semillas: 5 formas en que los árboles esparcen sus semillas.

Foto: HeungSoon en Pixabay 

Los árboles tienen un pequeño problema en sus manos. Para que sus semillas tengan una buena posibilidad de supervivencia, necesitan esparcirlas a nuevos lugares fuera de la sombra del árbol padre. Pero, ¿cómo logran esto sin partes móviles?

Autocoria: dispersión de semillas por medios propios de la planta.

Por gravedad (conocido como barocoria)

La forma más sencilla de esparcir sus semillas es dejarlas caer desde una altura. Las semillas duras o redondeadas pueden rebotar o rodar a cierta distancia de donde tocaron la tierra por primera vez. Los que están en una cáscara o caja dura, como las castañas de Indias , también pueden abrirse y esparcir su contenido.

Fruto de Tronador Hura crepitans: se dispersa por Autocoria habita desde América del Norte y Central como en América del Sur. Foto: Catálogo Flora Valle de Aburrá

Por la fuerza (conocido como balocoria)

Una de las formas más inusuales de esparcir semillas es expulsarlas por la fuerza. Las semillas de la aulaga están contenidas dentro de las vainas que se secan lentamente en un clima cálido y soleado. Una vez que se ha evaporado suficiente humedad, la vaina se abre, arrojando las semillas dentro a cierta distancia.

Al escuchar atentamente los arbustos de aulagas en verano se escucha el chasquido revelador de este ingenioso método en acción.

Manual de recolección de semillas de plantas silvestres

Por el viento (conocido como anemocoria)

Los árboles han desarrollado una serie de formas de utilizar el viento a su favor.

Algunos, como el avellano, liberan su polen en el aire desde los amentos, confiando en que los diminutos granos encontrarán flores femeninas en su camino. De esta manera, no hay necesidad de invertir preciosas reservas de energía produciendo néctar para tentar a los insectos polinizadores. Pero hay un inconveniente: esta estrategia arriesgada deja mucho al azar. ¿La solución? Producir mucho polen a la vez, y hacerlo antes de que broten las hojas cada primavera que podrían estorbar.

Flor y frutos de a rosa amarilla (Cochlospermum vitifolium). Habita en los bosques secos del sur de México y hasta Colombia desde el nivel del mar hasta 1200 msnm

La mayoría de los pinos tienes semillas aladas que se dispersan por el viento a un radio de 50 metros de la fuente. La dispersión por el viento se ve facilitada cuando las semillas son muy ligeras y pequeñas, como ocurre por ejemplo en Eucalyptus (FAO)

Los abedules también utilizan el viento para la polinización, así como para distribuir sus semillas. Producen una gran cantidad de diminutas y ligeras semillas aladas llamadas samaras que flotan y se deslizan en las corrientes de aire. Los sauces, en cambio, liberan semillas esponjosas que usan un efecto de paracaídas para llevar la brisa.

Las semillas de fresno , arce campestre y carpe generan su propio impulso con sus alas especialmente diseñadas. Estas ‘semillas de helicóptero’ giran mientras caen, creando un tipo de vuelo conocido como autorrotación.

Por agua (conocido como hidrocoria)

Los árboles amantes de la humedad, como los alisos y los sauces , a menudo crecen sobre los cursos de agua. ¿Qué mejor manera de darles a sus semillas un buen comienzo en la vida que permitir que los arroyos o ríos las lleven a los lugares de crecimiento ideales? Sin embargo, este método tiene sus desafíos. Las semillas deben mantenerse a flote si quieren llegar a alguna parte, y deben protegerse para evitar que se pudra su suministro de alimentos.

Las semillas de aliso contienen bolsas de aire y dos apéndices de corcho para mantenerlas flotantes. Los estudios han encontrado que son capaces de flotar en el agua durante todo un año sin sufrir daños.

Las semillas blancas y esponjosas del sauce llorón pueden incluso beneficiarse de la dispersión por el agua. Son lo suficientemente livianos como para flotar tanto en las corrientes de aire como en el agua, pero si se mantienen frescos y húmedos, permanecen frescos por más tiempo. De hecho, las semillas de sauce llorón esparcidas por el agua pueden durar hasta un mes, mientras que normalmente su viabilidad comienza a disminuir después de 10 días.

La principal estrategia de dispersión del Bosque Seco es la zoocoria, seguida de la anemocoria y la autocoria.

Instituto humboldt

Alocoria: esparcir semillas con ayuda externa.

Por animales (conocido como zoocoria)

Es posible que los árboles no puedan moverse, pero algunos son buenos para obtener los servicios de los animales que sí pueden.

Los árboles frutales como el serbal ofrecen a las aves una sabrosa recompensa por llevarse sus semillas. Envueltos en pulpa nutritiva y de colores brillantes, algunos pueden arrancarse del árbol y dejarse caer en el camino a una nueva ubicación. Se comen otras bayas, y una capa no digerible protege la semilla en el interior mientras viaja a través del sistema digestivo. Una vez que la semilla sale, puede estar lejos del árbol padre y también depositada en una práctica cantidad de fertilizante.

Arrayán Eugenia procera Se dispersa por zoocoria. Nativa deñ Caribe y Colombia. Foto: Instituto humboldt

Los robles va un paso más allá. Aprovechan el comportamiento de almacenamiento de los arrendajos y las ardillas para transportar sus semillas y plantarlas. Estos animales reservan comida para pasar el invierno, a menudo enterrando bellotas en escondites alrededor de su territorio. Si bien sus recuerdos son buenos, algunas bellotas se olvidan inevitablemente. Aquellos que escapan de una fiesta de invierno pueden germinar para que broten nuevos árboles.

Algunas plantas no ofrecen una recompensa a sus ayudantes animales, sino que se montan en pieles o plumas usando ganchos y púas en la superficie de sus semillas.

Fuentes: Woodland Trust.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *