Así es cómo la agrosilvicultura puede ayudar al mundo a alcanzar los objetivos climáticos

La agroforestería representa más de una décima parte de los medios de vida del mundo. Foto de: World Agroforestry Centre / Ashok Sahoo

La evidencia emergente indica que, en aproximadamente mil millones de hectáreas de cobertura terrestre en todo el mundo, la agrosilvicultura ofrece una tremenda oportunidad para almacenar carbono hasta 34.2 petagramos de carbono, el equivalente a mantener 20 años de emisiones de la deforestación en sistemas agroforestales en todo el mundo.

La mayoría de los gobiernos reconocen que la agroforestería -la práctica de integrar y manejar árboles en paisajes agrícolas- tiene un gran potencial para cumplir con sus objetivos climáticos. Además, su uso generalizado y la familiaridad de los agricultores pobres con la práctica hacen que la agrosilvicultura sea una fruta potencial de bajo costo para alcanzar los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático, especialmente en los países en desarrollo. De hecho, un nuevo estudio  del World Agroforestry Center, publicado en la COP23, de las contribuciones determinadas a nivel nacional, CND -NDC en ingles- (Contribución Nacionalmente Determinada a la Mitigación del Cambio), de 22 países, encontró que el 85 por ciento menciona la agrosilvicultura como una estrategia clave para lograr sus contribuciones nacionales incondicionales.

El informe propone varias maneras mediante las cuales los países pueden aprovechar la oportunidad que presenta la agrosilvicultura para lograr sus CND y proporciona una serie de recomendaciones para que los gobiernos ayuden a crear un entorno propicio para incluir la agrosilvicultura en las políticas y prácticas agrícolas.

La agricultura representa casi el 13 por ciento de las emisiones globales, y el porcentaje va en aumento debido en gran parte al uso de fertilizantes químicos y prácticas no sostenibles de uso de la tierra en los países en desarrollo. La integración de los árboles en las tierras de cultivo reduce las emisiones a medida que los árboles absorben el carbono a medida que crecen. Al mismo tiempo, los árboles proporcionan fijación de nitrógeno y mejoran la fertilidad del suelo, lo que sirve como sustituto de los dañinos fertilizantes químicos. Estos y otros beneficios agroforestales, como la cobertura de sombra, mejoran aún más la productividad de la tierra y presentan una oportunidad para reducir las emisiones derivadas de la deforestación. Además, el aumento de la productividad de la tierra puede conducir a una disminución en la expansión agrícola. La agrosilvicultura también ayuda a reducir las emisiones derivadas de la degradación de la tierra mediante la provisión de madera en la finca y otros productos arbóreos.

Con un mejor manejo de los árboles en las tierras de cultivo, particularmente en áreas deforestadas, los científicos estiman que la agrosilvicultura puede absorber millones de toneladas de carbono, suficientes para cumplir con el compromiso incondicional de los CND en el 80 por ciento de los países que enfrentan la deforestación. A través de la agrosilvicultura, un país como Brasil podría absorber alrededor de 125 millones de toneladas de carbono, mientras que la cobertura de árboles de Indonesia podría absorber hasta 30 millones de toneladas de carbono.

Entre el 12 y el 16 por ciento de la población mundial deriva su sustento de las prácticas agroforestales, sin embargo, hay pocas intervenciones que respalden este trabajo mientras se mitigan las emisiones resultantes creadas por el hombre.

También se ha demostrado que los sistemas agroforestales se adaptan mejor a la variabilidad climática, mejorando así la capacidad de producción. Por ejemplo, los sistemas agroforestales de café han revelado que los cultivos que crecen bajo mucha sombra se mantienen más frescos y pierden menos agua a través de la evaporación del suelo y la transpiración.

Si bien las ventajas de la agrosilvicultura son claras, existen desafíos políticos y tecnológicos que deben superarse para permitir la agrosilvicultura en las CND. Estos desafíos incluyen la tenencia de los árboles y los derechos de carbono en algunos países, los efectos del cambio climático y la variabilidad en los nichos en crecimiento de las especies arbóreas y las fuentes limitadas de germoplasma de calidad.

Con base en sus hallazgos, el Resumen de Políticas del ICRAF recomienda lo siguiente para que los gobiernos integren y maximicen el impacto de la agrosilvicultura en sus CND:

  • Aumentar las inversiones en infraestructura de materiales de plantación de árboles y sistemas de conocimiento agroforestal para mejorar las opciones de árboles, la calidad y abordar los requisitos de alto conocimiento.
  • Incluir mecanismos innovadores de financiamiento combinado, incluida la mitigación de mitigación y financiación de la adaptación, para allanar el camino para la implementación efectiva de prácticas tales como la agrosilvicultura.
  • Idear instrumentos de política que clarifiquen la tenencia de los árboles y los derechos de carbono, que son fundamentales para motivar a los actores locales a implementar la agroforestería dentro de sus actividades agrícolas de rutina, lo que luego contribuye a los logros de los CND.

Además, la investigación debería continuar brindando orientación técnica sobre los impactos del cambio climático en los nichos de crecimiento de las especies arbóreas que forman parte del sistema agroforestal, y para producir germoplasma de calidad que se adapte a los contextos locales y los posibles cambios.

Por Elizabeth Kahurani , Jeanne Finestone

Drs. Peter Minang y Lalisa Duguma de ICRAF contribuyeron a este artículo.

Fuente:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *