¿Qué es un ecosistema?

Se comenzó a hablar de ecosistema en los años 20 aunque el nombre en sí fue introducido por el botánico Roy Clapham en 1930. La definición de ecosistema como se conoce hoy en día fue descrita por el ecólogo Arthur Tansley.

Un ecosistema es una comunidad de organismos que interaccionan entre sí y con el medio físico donde viven, intercambiando materia y energía.

Los ecosistemas, por tanto, están formados por dos componentes:

– El medio físico o componente abiótico, es el entorno donde se sitúan e interaccionan los seres vivos. Los factores que constituyen el medio físico son la temperatura, la luminosidad, la densidad, el pH y las sustancias orgánicas e inorgánicas como el agua, el oxígeno, el dióxido de carbono, los aminoácidos o las sales.

– El componente biótico, es la comunidad de organismos que vive en el medio físico y como hemos dicho interaccionan con él.

En el Planeta Tierra en sí es un ecosistema. Sin embargo, se han creado distintas subdivisiones que ayudan a conocer la diversidad y asociar las diferentes especies entre sí, conociendo cómo se producen los intercambios de materia y energía en los ecosistemas.

La clasificación más básica, separa los ecosistemas en:

Terrestres: Los ecosistemas terrestres son aquellos en los que los animales y plantas viven en el  suelo y en el aire. Allí encuentran todo lo que necesitan para vivir. Se plantea una subdivisión geográfica en la que se tienen muy en cuenta los factores climáticos y, asociado a estos, es muy importante la vegetación presente.

Desierto:  Presenta muy pocas lluvias. El contenido de vapor de agua del aire es bajo y los cambios de temperatura son drásticos. Las noches son extremadamente frías y los días extremadamente calurosos. Viven poblaciones de plantas adaptadas a conservar agua e insectos y reptiles adaptados a soportar cambios de temperaturas extremas.

Se distinguen 4 tipos básicos de desierto, en función de su clima y otras características: Caliente y seco, Semiárido, Costero y Frío.

Foto: Hoteles Cty Express. Desierto Atacama, Chile.

Tundra: Posee un clima extremadamente frío. El suelo permanece helado durante gran parte del año. En verano se descongela pocos centímetros. Poca lluviosidad fenómeno que reduce el crecimiento de organismos vivos; sólo plantas pequeñas como musgos y líquenes.

Foto: Bolilla

Selva:  La selva virgen es un bioma terrestre que se da en regiones intertropicales caracterizadas por una pluviosidad alta y uniformemente repartida, una temperatura media elevada y una luminosidad abundante en el estrato superior. En la actualidad, la noción de selva está asociada a las selvas tropicales, que se desarrollan en las zonas cálidas y húmedas.

La vegetación y la fauna se hallan muy estratificadas.

Cuentan, por lo tanto, con una alta biodiversidad (escasa cantidad de ejemplares de una misma especie en cada unidad de superficie). Las especies arbóreas son de gran altura (hasta más de 20 metros), y sobre ellas se encuentran muchas plantas epifitas y trepadoras. También son muy abundantes los arbustos, y musgos hierbas. Los animales presentan muchas adaptaciones: arborícolas, anfibios, trepadores, etc.

Foto: Selva de Calakmul

Taiga:  La bioma taiga, la mayor bioma en tierra, está llena de densos bosques, siempre verdes. Localizados al sur de la tundra en la parte norte de Europa, Asia y Norte América,  estos bosques de árboles coníferos son también conocidos como bosques boreales.

Es menos frío que la tundra, el invierno puede llegar a conservar temperaturas de -54°C. En verano puede subir a 19°C pero la temperatura constante oscila entre los 0 y los 5°C.

Su vegetación como arboles coníferos como el abeto y el abeto rojo o falso prosperan en este clima. Los árboles crecen muy cerca unos de otros. Eso los protege del frío y el viento. Su color obscuro hace que tengan un bajo albedo, absorbiendo con facilidad la energía solar, lo que los mantiene más cálidos. Hay algunas especies de árboles caducifolios (que pierden sus hojas con la estación del año) que pueden vivir en la taiga, incluyendo el abedul y el aspen pero no son comunes.

Muchos animales viven en la taiga por, al menos, parte del año. Algunos permanecen el año completo. En el verano son abundantes aves e insectos. Muchas especies de aves migran a la taiga y hacen sus nidos y se reproducen durante el verano. Otras aves, como los cuervos y los gorriones, se quedan en la taiga todo el año. Los mamíferos de la taiga incluyen herbívoros como las liebres y ratones de campo, y carnívoros como los linces.

Foto: Bioenciclopedia

Sabana: Las sabanas son Biomas de praderas tropicales. Presentan bosques abiertos y suelos con pastizales. Su lluviosidad es de dos a tres veces menor que la del bosque tropical. Hay estaciones secas y lluviosas. La vegetación consta de unos pocos árboles de floración anual y pastos. Las sabanas están ubicadas en la parte inferior de nuestra tierra en extensas regiones de África, Asia, Australia y América del Sur. En ellas predomina la vegetación herbácea. Sin embargo, no carecen de árboles, aunque éstos se encuentran dispersos.

Las sabanas tropicales están ubicadas en regiones predominantemente cálidas donde existe lluvia pero también largas temporadas de sequía que conlleva a que se generen incendios naturales.

El suelo de la sabana es arcilloso e impermeable. La vegetación se compone en su mayoría de gramíneas, arbustos, matorrales y muy escasos árboles; estos multiplican sus raíces, almacenan mucha agua, disponen de semillas resistentes o bien, sus raíces tienen un gran desarrollo subterráneo para absorber más nutrientes y líquidos.

Foto: Características de todo

Estepas y praderas: Las estepas y las  praderas son  biomas que se da en regiones de pluviosidad irregular e intermitente. La vegetación se desarrolla en primavera y se agosta en verano. El estrato más abundante es el herbáceo, constituido principalmente por gramíneas y algunos árboles y matorrales dispersos. El clima es húmedo, semiárido, con veranos cálidos de alrededor de 21°C e inviernos fríos.

Las praderas se ubican en varios continentes como en América del Norte y del Sur abarcando Argentina, así como en África del Sur, Eurasia Central y Australia.

En las praderas ubicadas en el hemisferio sur, la vegetación es más densa ya que tienen más precipitaciones que las del norte.

Algunos tipos de gramíneas son altamente tóxicas para los animales herbívoros que habitan en este bioma, por ello el hombre ha adaptado las zonas amplias y extensas de pradera para producir trigo, maíz, avena y otros granos esenciales para el consumo humano.

Debido al pastoreo y ramoneo de los animales herbívoros, así como por los incendios y la poca precipitación pluvial, los árboles no se dan en este bioma.

Foto: Organización Global

Bosques Mediterráneos:  Se dan en regiones de clima mediterráneo, caracterizado por un verano cálido y seco y un invierno suave y poco lluvioso.

Los árboles en su mayoría encinas y alcornoques suelen presentar hojas de epidermis gruesas para evitar pérdidas excesivas de agua, debido a la sequía predominante. La vegetación dominante es la xerófila. El sotobosque está formado por vegetación leñosa, espinosa y aromática, y es frecuente encontrar especies como el aladierno, el lentisco, la zarzaparrilla, y en los espacios abiertos, el tomillo, el romero y las jaras. También es frecuente encontrar especies como el pino piñonero, el pino carrasco, la sabina y el madroño, entre otros. En las zonas de mayor humedad aparecen especies como el quejigo y en suelos con predominio de sílice.

Los incendios forestales, a los que la flora está adaptada, son frecuentes en estas zonas. Este bioma se encuentra principalmente en la cuenca endorreica que rodea al Mar Mediterráneo, pero también existen comunidades de flora similares en las demás zonas climáticas mediterráneas de la Tierra ubicadas entre los 30° y los 40° de la fachada occidental de los continentes.

Foto: Árboles de España

Siguiendo con las subdivisiones podemos aún definir ecosistemas más pequeños, como un bosque, un lago, o incluso una gota de agua en la que podríamos encontrar la interacción entre el medio físico (agua, sales minerales, oxígeno, dióxido de carbono…) con el medio biótico (bacterias, virus, fitoplancton o zooplancton).

Acuáticos de agua dulce: Este ecosistema incluye ríos, lagos, lagunas y los océanos. Son los que se encuentran en el agua. Los Seres Vivos que viven en estos ecosistemas adquieren características físicas muy similares entre sí como consecuencia de su adaptación al agua. Este tipo de ecosistema a su vez se podría dividir en dos diferentes: ecosistema de agua dulce y de agua salada.

Ecosistema Aéreo : Este tipo de ecosistema tiene la particularidad de ser transitorio. Ningún ser vivo lo habita permanentemente, sino que tienen que descender a la tierra para el descanso, alimentación o procreación, por lo que no resulta autosuficiente. A causa de esto, algunos lo ubican dentro del ecosistema terrestre.

La ciencia que estudia los ecosistemas en la Ecología.

Fuentes: Ecosistemas TerrestresDefinición, Bioenciclopedia, Geografía.Laguía2000, Área Ciencias,