Jardines funcionales

Los jardines funcionales son un concepto que está cogiendo mucha fuerza ya que la necesidad de mejorar nuestro entorno y remediar los daños ambientales del pasado es una prioridad si queremos vivir en espacios sanos. Unos de los jardines más comunes y cuyos resultados se ven más fácilmente  son los jardines de mariposas y polinizadores. Estos jardines se construyen sembrando plantas hospederas, que son las plantas donde la mariposa pone sus huevos y de cuyas hojas las larvas se alimentan. Cada especie de mariposa tiene una planta hospedera específica. Estas hospederas por lo general son lo que consideramos “maleza” pero su importancia es inmensa. El reto consiste en poderlas mezclar o camuflar para que el resultado sea estéticamente satisfactorio. También hay que sembrar plantas nectaríferas cuyas flores producen néctar del cual se alimentan las mariposas y otros polinizadores como colibríes y abejitas.

Un jardín lleno de mariposas de colores revoloteando es algo digno de admirar. Tal como los acuarios con peces de colores, el movimiento tridimensional de  cientos de mariposas revoloteando relaja y entretiene. Cuando llegan las mariposas, también aparecen cantidades de polinizadores y aves que se alimentan de ellas. Estas aves por lo general no se ven beneficiadas por los métodos tradicionales de cebaderos ya que su dieta depende principalmente de insectos. Por lo tanto, los jardines donde se implementa la restauración con plantas que atraen mariposas y otros insectos se ven decorados con especies de aves que de otra forma no visitarían estos espacios.

El privilegio que significa tener zonas verdes en entornos cada vez más llenos de cemento va acompañado de la responsabilidad de hacer un buen uso de estos espacios. Por lo general, los hacemos bonitos y agradables. Los diseñamos desde un punto de vista estético y los adecuamos para actividades de esparcimiento. Sin embargo, se puede ir un paso más allá sin reñir con las dos condiciones anteriores; Se pueden convertir en espacios donde prospere la vida y retornen especies animales y vegetales que habitaban en esos lugares. Solo con sembrar especies de plantas hospederas, muchas especies de polinizadores colonizan los jardines en pocas semanas. Detrás de ellos llegan otros animales que se alimentan de estos  y así se activa la cadena trófica que tiene como resultado un incremento de la fauna nativa.

La polinización es uno de los procesos naturales más importantes. Sin ella no habría alimentos. Los polinizadores que se ven beneficiados por estos jardines no están confinados solo a estos espacios. Por el contrario interactuaran con el entorno polinizando un árbol de mango o un guayabo de la vecindad, para poner un ejemplo. Las zonas verdes se convierten en una especie de reserva natural que irradia bienestar a otros espacios.

Actualmente está de moda sembrar especies de flora nativa. Sin embargo, por lo general solo se tienen en cuenta árboles y especies mayores. Rara vez se siembran especies de plantas menores nativas como hierbas, enredaderas o arbustos que son igualmente importantes. En el trópico, estas especies de plantas menores consideradas “maleza” dan cuenta de más del 50% de la biomasa. Estas estas especies de plantas menores cumplen una función similar a la de los arrecifes de coral en los océanos. Aquí se protegen y prosperan los organismos que están en la base de la cadena trófica.

En lo económico, Estas plantas no son más caras que las de un jardín tradicional, de hecho tienen un bajo costo (entre $2.000 y $5.000 pesos colombianos) según la especie. Los resultados de la siembra se ven en muy corto tiempo; en unos pocos días se empiezan a ver las primeras mariposas y polinizadores, y en pocas semanas es evidente que la vida brota de los jardines en la forma de cientos de mariposas, abejas y pájaros que antes no se veían.

Cada metro cuadrado tiene el potencial de convertirse en un oasis de vida, incluso en los centros urbanos más congestionados. Depende de nosotros cuanto queramos aprovecharlos.

Juan Esteban Arango

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *