Un bosque bien gestionado aumenta un 88 % el agua subterránea

Foto: SocialForest

Un grupo de investigadores ha monitorizado durante años el ciclo hidrológico de tres parcelas experimentales que representan los escenarios forestales más representativos de la Comunitat Valenciano: repoblación, bosque bajo y regeneración post-incendio, que están permitiendo entender mejor la relación bosque agua y cómo mejora esta si se realiza una gestión «hidrológica» en los bosques.

Según el estudio realizado por el Departamento de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente (UPV), una correcta gestión forestal permite incrementar hasta en un 42% el agua de lluvia que llega a los acuíferos.

Así, en las parcelas de regeneración post incendio, caracterizadas por una masa de arbolado continua, «casi el 50% del agua de lluvia se pierde por interceptación y nunca llega a tocar el suelo», explica el profesor Antonio del Campo.

«Con una buena gestión de ese bosque , entre el 74 y el 88% del agua de lluvia se filtraría en el suelo y de ahí, parte iría hasta los acuíferos, contribuyendo a la alimentación de embalses, pantanos y fuentes», sostuvo.

En opinión del investigador, una «buena gestión» forestal en estos bosques de regeneración pasa por «aligerar las masas de arbolado, a veces moribundas por exceso de densidad y competencia, para que dejen pasar al suelo una parte del agua de lluvia».

Antonio del Campo destaca la importancia de estos recursos en la Comunitat Valenciana, o aquellos lugares donde la pluviometría es muy escasa en amplias zonas del territorio.

El estudio sugiere que la cuantificación del agua que es capaz de generar cada monte y la posibilidad de aumentar su volumen si se gestiona la masa forestal, podría facilitar que se habiliten fondos para estas acciones en la medida en la que los propietarios «estarían proporcionando un beneficio medible a la sociedad».

Fuente: Levante

*Bosque denso bajo de tierra firme: Cobertura constituida por una comunidad vegetal dominada por elementos típicamente arbóreos, los cuales forman un estrato de copas (dosel) más o menos continuo, cuya área de cobertura arbórea representa más del 70% del área total de la unidad, con altura del dosel superior a 5 metros, pero inferior a 15 metros y que se encuentra localizada en zonas que no presentan procesos de inundación periódicos. Fuente: SIAT-AC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.