El bosque cultivado y el clima

Fotosíntesis

El bosque en crecimiento absorbe dióxido de carbono de la atmósfera. Esto sucede a través de la fotosíntesis, que convierte la energía solar, el dióxido de carbono y el agua en carbohidratos que son los componentes básicos de la madera. El oxígeno se libera como parte del proceso. A través de la fotosíntesis, un árbol normal absorbe un promedio de 1 tonelada de dióxido de carbono por metro cúbico de crecimiento, mientras que al mismo tiempo produce y libera el equivalente de 0.7 toneladas de dióxido de carbono. El bosque en crecimiento constituye un sumidero de carbono, ya que captura y almacena carbono. Ver figura a continuación.

El carbono absorbido del dióxido de carbono se une a la madera y continúa almacenándose en los productos hechos a partir de la madera. Si los productos de madera se usan en edificios, el carbono se almacena durante mucho tiempo. El carbono almacenado solo se libera cuando los productos se incineran al final de su vida útil. Durante la incineración, la energía solar convertida se libera en forma de calor, lo que hace que el proceso sea completamente neutro para el clima. En nuestras las plantas de cogeneración, la biomasa termina como calor y energía eléctrica cuando se libera el dióxido de carbono unido.


Le puede interesar leer:
· Plantaciones forestales versus paneles solares.
· En menos de 100 años, los activos forestales de Suecia se han duplicado, cómo?


Ecociclo natural de la madera

El ecociclo consta de dos partes. Uno se relaciona con el bosque y el otro con los productos.

El bosque gana su vitalidad del sol. A través de la fotosíntesis, la energía solar se absorbe y reacciona con dióxido de carbono para producir nutrientes para los árboles en crecimiento.

Los productos del bosque contienen carbono que ha sido absorbido por los árboles en forma de dióxido de carbono. El ecociclo de los productos incluye reutilización, reparación (reutiilización) y reciclaje. Cuando estos productos alcanzan el final de su vida útil, el dióxido de carbono se libera a la atmósfera a medida que los desechos se descomponen o se reciclan como bioenergía. El dióxido de carbono es nuevamente capturado por los árboles y convertido en nutrientes y nuevos bloques de construcción para su crecimiento.

Fuente: Swedish Wood.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *