No es una espina, es un insecto.

La especie Umbonia spinosa, conocida vulgarmente como bicho espino, imita a la perfección la espina de algunas plantas para camuflarse y poder sobrevivir.

Umbonia spinosa se puede encontrar en México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Guiana, Surinam, Perú y Brasil.

Se alimenta de la savia de las plantas, normalmente de la familia Fabaceae. Las hembras depositan sus huevos dentro de las ramas nuevas de los árboles y permanecen junto a ellos hasta que eclosionan. Posteriormente también protegen a las ninfas. Es una especie considerada dañina en frutales y plantas ornamentales.

Este hemíptero tiene un tamaño de entre 12 y 16 milímetros. Su coloración oscila del amarillo al verde con un pronoto con seis líneas rojas.

Un ejemplo perfecto de mimetismo. En este caso imitando la parte menos atractiva para los herbívoros de una planta: sus espinas.

Fuente:

One thought on “No es una espina, es un insecto.

  1. En el patio de mi casa hay un arbol de higueron y esta infestado con estos lindos insectos. Hay uan simbiosis con hormigas y cochinillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *